1953, los tanques del “Glorioso”

$!1953, los tanques del “Glorioso”
Alonzo Perry

A ley de 39 días para que se cante ¡play ball! la Lidom tiene todo listo para el sorteo de Novatos en Sanbil el 12 septiembre, con 139 jugadores en cartel.

El orden de reclamo Toros, Estrellas, Licey, Águilas, Escogido y Gigantes.

Dentro de las novedades de este torneo estará el centro de replay que decidirá la suerte de las jugadas desde el Estadio Quisqueya para todos los estadios.

Los equipos están soltando importados, síntoma de que la pelota se calienta y eso es bueno porque mete el fanático en el evento.

Los Tigres del Licey recuperaron el banderín en 1953. En esta ocasión las riendas del club añil fue bajo la batuta del cubano Oscar Rodríguez y la presidencia por Ignacio Guerra.

Nuevamente “Su Majestad”, Alonzo Perry, junto a Luis Rodríguez Olmo y Bert Hass conformaron el temible y poderoso trío que Félix Acosta Núñez bautizó como “Los Tanques”.

Este campeonato fue inaugurado el 25 de abril y finalizó el 6 de septiembre.

Al igual como arrasaron en la serie regular, en la postemporada dominaron con facilidad a sus rivales. Hay que acotar que la lesión del serpentinero Terry McDuffie, de las Águilas, fue una baja sensible para este conjunto.

Los reglamentos del campeonato estipulaban que después de finalizadas las dos vueltas ningún jugador podía ser inscrito. Las Águilas habían tenido en nómina al serpentinero cubano Agapito Mayor, quien había sido dado de baja por razones estratégicas. Cuando quisieron activarlo de nuevo se lo impidieron.

El Licey tenía una poderosa maquinaria, en especial en su cuerpo monticular integrado por Santiago Ulrich, “Guayubín” y “Chichí” Olivo. Ulrich y Olivo fueron los líderes en victorias con 10, mientras que “Guayubín” fue el mejor en ponches con 57.

Perry resultó el líder de carreras remolcadas con 53, récord aún vigente en la pelota dominicana, y además fue líder de jonrones con 11. Los Tigres ganaron la primera vuelta con 20 victorias de 27 juegos y en la segunda vuelta las Águilas dominaron con 17 triunfos.

En el playoff final los Tigres del Licey ganaron cuatro y perdieron uno.

El choque final fue el 6 de septiembre de 1953 en Santiago y el Licey, con los envíos de Chulungo Delmonte, se llevó el triunfo 2-0 y la corona de campeón. El único partido ganado por las Águilas fue el primero, el 29 de agosto, con pizarra de 8-5, donde fue clave el bateo y el pitcheo de Emilio Cueche quien bateó de 5-4 y se anotó la victoria.

En 1953, el béisbol inició una nueva etapa cuando el gobierno de Trujillo derogó todos los impuestos que afectaban la pelota rentada, lo que significó una ayuda sin precedentes para este pasatiempo.

Twitter: @bienvenidorv

brojas@diariolibre.com

“Lo que haces por joder regresa para joderte. La vida sigue siendo un boomerang”
Anónimo

+ Leídas