Los actores de la pelota nuestra

$!Los actores de la pelota nuestra
¿Ha bajado calidad béisbol?

¿Qué fácil es buscar culpables por la caída de un equipo y sintetizarlo en un tuit? Las acusaciones comienzan porque la directiva no quiere abrir la cartera, la gerencia no tiene contactos para reemplazar jugadores y ni hablar de los epítetos al mánager porque tocó en el primer inning y le dio un bateador extra a un pitcher que tenía el tanque de gasolina en “E”.

El béisbol dominicano está bajando y cambiado de manera radical en calidad: observamos dentro de las líneasde cal a jugadores veteranos desganados, importados que vienen por un mes y novatos controlados a diario por sus organizaciones de Grandes Ligas.

Cuando en la Liga Dominicana venían refuerzos de verdad, no importados como ahora, se analizaba el destino de un conjunto de acuerdo con la permanencia en el line-up de esas figuras.

Hoy día ese fenómeno se da, pero en otras dimensiones. Primero, jugadores que entran tarde porque tienen que descansar y cuando dicen presentes no logran encontrar la forma y rompen el “team work”. Segundo, los jugadores nativos el cualquier momento son “parados” por sus organizaciones o, en su defecto, se disgustan porque un estelar entró y lo mandó a la banca. Los detenidos por la Fatiga Extrema y los que en diciembre quieren exhibir en los drinks, car wash y discotecas sus “yipetones”, peinados y tatuajes.

La Pelota Nuestra hay que hacerle un MRI para determinar de qué enfermedad padece.

Un día como hoy: 1956, las Aguilas Cibaeñas renuncia a su condición de miembro de Lidom, por el trato injusto y parcializado en la adjudicación de Osvaldo Virgil a los Leones.

1961, Danilo Rivas, Escogido, derrota 9x1 a los Tigres de Licey, y llega a 13 triunfos.

1981, en el Estadio Quisqueya, se enfrentaron las Estrellas Orientales y los Tigres de Licey, durante 22 episodios y los Paquidermos ganaron 4x3.

Usted es viejo o vieja de verdad: si recuerda a Buenaventura Bueno Torres, productor del primer programa de radio dedicado a la bachata en 1962... Si un sábado gozó en “El Patio”, en “La Feria” o en el restaurant “Las Nubes” de la 27 de Febrero, en el “Piano Bar De Kalaf”, en Plaza Naco o en el restaurant “El Andino” del Malecón al filo de la madrugada escuchando a José Manuel Calderón, con “Borracho de amor”... Y para rematar con Luis Segura “El Añoñaito”, “Pena”, “Dicen”, y “No me celes tanto”... Y ni hablar si le seguía los pasos a Julito Deschamps, en el “Bim Blam” de Edmón Elías o en “La Barrica” de Blanquita Sanz que se abarrotaban de bote en bote de bohemios tarareando “Como duele una traición”. Por hoy me voy... porque esto si es difícil, Talúa.

+ Leídas