Latinos se desesperan para firmar

Wander Franco se une al grupo de aquellos que venden años por adelantado

Sé que puede sonar extraño y que muchos puedan tildarme de loco, pero algunos peloteros jóvenes, como el caso de Wander Franco, deberían pensar un poco con la cabeza más fría antes de saltar a contratos multianuales tan temprano en sus carreras.

Wander Franco acaba de llegar a un acuerdo garantizado de 11 años y US$185 millones que le pagará en promedio US$16.8 millones anuales en la duración del contrato.

Todo el dinero del mundo, es verdad. Pero ese acuerdo asegura que en una liga en la que un pelotero produce como se proyecta que lo hará Franco, ese jugador gana por encima de los US$30 millones anuales en promedio, o si no pregúntenle a Francisco Lindor.

En el pasado reciente hemos visto pactos similares, como el del venezolano Ronald Acuña, que firmó por US$100 millones y ocho años, pero con dos opciones del equipo que lo mantendrán bajo su control hasta los 31 años. Una ganga para un pelotero de su peso.

Lo mismo podemos decir del pacto que firmó Eloy Jiménez con los Medias Blancas antes de debutar en las mayores y que le garantizó US$43 millones por seis años y hasta US$80 millones con las dos opciones.

Sí, son millones con los que un columnista solo puede soñar, pero otros similares a ellos esperaron y cobraron caro, como Mookie Betts, que le rechazó más de US$200 millones a los Medias Rojas para firmar por US$365 millones con los Dodgers de Los Ángeles. ¿Por qué iba a dejar de ganar US$165 millones por no esperar un poco más? Betts tomó la decisión correcta.

+ Leídas