No es caro ir al play en Lidom

Los precios son más que razonables por la calidad del evento

En la edición de ayer de Diario Libre, Nathanael Pérez hizo un reportaje bastante interesante sobre cuánto cuesta ir al Estadio Quisqueya Juan Marichal a disfrutar de un partido de la temporada de béisbol invernal de la República Dominicana.

De acuerdo con su investigación, un juego en el Quisqueya puede costarle entre RD$700 y RD$10 mil a una familia que vaya al parque.

Con boletas que van desde RD$100 pesos y hasta RD$1,400, y alimentos que van desde los RD$100 pesos (un chimi) hasta RD$250 (unas pechurinas), vale decir que hay opciones para todo el que quiera ir al parque.

Obviamente, no se puede dar la espalda a la situación económica de la mayoría en el país (una constante desde que tengo uso de razón), pero si se compara lo que cuesta ir a un cine, a un mall, a un bar o a una discoteca, con un partido de unas cuatro horas de duración, se dará cuenta de que la opción beisbolera es mucho, pero mucho más barata.

Si a eso suma la calidad de los jugadores que están en el terreno de juego (Albert Pujols, Marcell Ozuna, Hanser Alberto, Aaron Hicks, Hanley Ramírez, Emilio y Jorge Bonifacio, Robinson Canó, Yasiel Puig, Raúl Valdés, Josh Reddick, Melky Cabrera, Zoilo Almonte y muchos etcetera) entonces hay que darle más valor a todo lo dicho anteriormente.

Recuerden que las nóminas de estos equipos rondan los RD$100 millones por temporada, unos más y otros menos, por lo que para un evento caro, los precios para el público son más que apropiados.

¿Cuánto vale Soto?

Luego de ver que Wander Franco firmó el séptimo contrato más grande de la historia de los peloteros dominicanos en Grandes Ligas (US$182 millones por 11 años), hay que preguntarse cuánto valdrá Juan Soto en el mercado.

Ya hay varias publicaciones que han sugerido que el jardinero de los Nacionales de Washington valdría US$500 millones o más.

Si tomamos en consideración que Alex Rodríguez, usando al mismo agente Scott Boras, firmó un contrato de US$252 millones hace 21 años, no se sorprendan si pensar en US$500 millones es quedarse muy corto.

Soto no solo es el mejor bateador de Grandes Ligas a sus 22 años, sino que también tiene un carisma que representa mucho en ventas de camisetas y boletas para cualquier organización.

+ Leídas