Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

La final de Macorís en Lidom

Estrellas y Gigantes buscan quedarse con el campeonato quisqueyano

Expandir imagen
La final de Macorís en Lidom
Los Gigantes del Cibao vuelven a la final este año. (FUENTE EXTERNA)

La serie semifinal del torneo de béisbol invernal de la República Dominicana terminó adelantada, cuando las Estrellas Orientales se impusieron a las Águilas Cibaeñas, viniendo desde atrás, para sellar su boleto a la final, luego que los Gigantes vencieran temprano a los Tigres del Licey ese mismo día, para lograr su pase por segunda temporada consecutiva.

Los Gigantes dominaron dos terceras partes del Todos contra Todos a su antojo, pero sufrieron con apenas dos victorias en la última semana de acción, mientras que las Estrellas cerraron con siete triunfos al hilo para meterse en la final.

Por un lado, Luis Urueta estará dirigiendo su tercera final consecutiva, y cuarta en los últimos cinco años, sin haber salido airoso hasta la fecha.

Las Estrellas ganaron la corona en el 2018-19, precisamente bajo la guía del hoy capataz Fernando Tatis padre.

Los Gigantes mantienen una ofensiva temible, que fue guiada por Henry Urrutia durante las semifinales, pero que vio a Marcell Ozuna y a Hanser Alberto fallar como nunca en la última semana de actividad.

Para las Estrellas podríamos estar viendo una serie de movimientos para agregar talento a los ya existentes de Jeremy Peña, Robinson Canó, Junior Lake, entre otros.

Y es que Fernando Tatis Jr. prometió que si las Estrellas llegaban a la final él jugaría. ¿Cumplirá la promesa?

¿Le conviene a un equipo que llega a la final con siete victorias consecutivas hacer cambios en su estructura?

Ya veremos lo que decide la gerencia de Félix Peguero, por las Estrellas, y de Jesús Mejía, por los Gigantes, en la parte final.

 

Consejo a Lidom

El sábado, en situación de definición, se celebraron dos partidos de vida o muerte que determinaron el destino de las semifinales.

Licey y Gigantes jugaron a las 5 p.m., mientras que Águilas y Estrellas iniciaron su partido a las 7:30 p.m.

Este tipo de situaciones se presta para cualquier conjetura posible y para evitar las mismas, lo mejor es que encuentros como esos se celebren a la misma hora con el fin de que nadie pueda poner en tela de juicio si un equipo “le dio” el juego al otro o simplemente no jugó para ganar.

TEMAS -

Dionisio Soldevila Brea es licenciado en Derecho y cronista deportivo desde 1998. Es Subjefe de Redacción y Editor Deportivo de Diario Libre desde enero del 2021.