La ansiedad marca el sueño de podio de Katherine Rodríguez

  • Sobre la posibilidad de una presea: “Si no lo pienso yo, quién lo va a pensar por mí”
  • La peleadora de taekwondo aspira a ser la primera dominicana en conquistar una medalla olímpica

Llegó el momento esperado para Katherine Julissa Rodríguez Peguero (es la que todos conocemos solo por Katherine Rodríguez). Ella es la peleadora de taekwondo que sueña con convertirse en la primera mujer que le da una medalla a la República Dominicana en unos Juegos Olímpicos.

La cita de Tokio 2020 (23 de julio 23 al 8 de agosto) es su oportunidad. “Estamos en Tokio. Al final ya estamos aquí, después de tanta incertidumbre de que, si iban o no iban y al final sí”, dijo Rodríguez a Diario Libre, desde la Villa Olímpica de la capital japonesa.

Subir al podio como lo hizo en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 (bronce) es lo que sueña la nativa de Santiago de los Caballeros. “A la verdad que sí”, dice sobre su anhelo de una presea. “Si no lo pienso yo, quién lo va a pensar por mí. Llevo tiempo trabajando para eso”.

Ese pensamiento deberá hacerlo realidad el 27 de julio cuando se desarrolla su categoría de los +67 kilogramos, donde subirá al tatami del Makuhari Messe.

Las damas dominicanas que más cercas han estado de un podio, son las pesistas, Yuderqui Contreras cuando levantó 204.0 kilogramos para un cuarto lugar y Beatriz Pirón con un cuarto lugar en la sede de Río 2016.

El enfoque para la peleadora será fundamental. Bueno, es una virtud equivalente para todos los demás atletas. Al fin y al cabo, estos son los Juegos de la mente, pues además de luchar contra un atleta, se debe de hacer lo mismo contra el COVID-19. “Trato de no desviarme ya que acá no estoy haciendo nada anormal”, manifestó la peleadora, que se graduó en sicología, en la Universidad Tecnológica de Santiago.

Contra la ansiedad

Es otro rival. El recorrido reciente de Rodríguez incluyó unos meses en México, desde el 5 de mayo. Allí fueron al Centro de Alto Rendimiento, del DF (CNAR). Después Cancún, para el Campeonato Panamericano y Open Panamericano de taekwondo, allí estuvo por unos 15 días. La siguiente visita fue San Luis Potosí (La Loma) y ahí permanecieron alrededor de un mes, hasta llegar a Japón, donde se alojaron en una ciudad, antes de entrar a la Villa Olímpica el 19 de julio.

Tantos días fuera de casa, los protocolos contra el COVID-19, que incluye un reporte diario hasta antes de las 8:30 a.m. despierta algo de ansiedad. “La verdad sí, porque al llegar tantos días antes, tú comienzas a ver tus competidores”, dice. “Comienzas a ver el ambiente, comienzas a presionarte un poco y cada día como que te da más ansiedad, de que ya quieres que llegue ese día de la competencia”.

20210721 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas