Gabriel Mercedes: “Cada fecha llega y llegó la esperada”

  • Será exaltado al Pabellón de la Fama del Deporte de RD
$!Gabriel Mercedes: “Cada fecha llega y llegó la esperada”
Gabi Mercedes: “Bien, porque voy a ser parte de un legado”.

En 1997, Yulis Gabriel Mercedes Reyes (41 años) demostró de lo que sería capaz. Fue en el torneo de taekwondo de los Juegos Deportivos Nacionales de Mao, de ese año. Se quedó fuera del medallero, pero los técnicos de entonces al ver su desempeño contra Edgar Andújar, un miembro de la selección nacional de ese deporte, convocaron a “Gabi” por pri- mera vez para entrenarse con el equipo grande.

“Eso fue un jueves y el sábado siguiente ya yo estaba en la preselección”, dice Mercedes a Diario Libre, “gracias a los técnicos Osvaldo García y Tony Mesa por su ojo clínico, ellos me vieron ahí”.

Así comenzó el peleador más laureado del país de los 58 kilogramos su extraordinaria trayectoria, a quien la mañana de este lunes le llegó la llamada esperada en la que se le anunció que será exaltado al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano el próximo 14 de noviembre.

Desde su inicio a sus 18 años como miembro de la selección acumuló hazañas que le valen su escogencia. “Cada fecha llega y creo que llegó la fecha esperada para cualquier atleta que haya hecho la carrera deportiva que he hecho”, dijo Mercedes.

La llamada telefónica, se la hizo el presidente del Pabellón de la Fama, Dionisio Guzmán, al exatleta que estaba “no ansioso”, pero algo similar. “Cada vez que veía que anunciaban un atleta, decía cuándo me van a llamar”.

Ya pasó y ahora que se fue la sensación de intranquilidad “se siente bien”, señala. “Bien, porque voy a ser parte de un legado histórico del deporte, para mi familia, algo que será permanente”.

Momento dulce

En el 2003, Mercedes ganó medalla de bronce de los Juegos Panamericanos de Santo Domingo. Pero su meta era el oro. Como resultado su madre, Eufemia Reyes “lloró mucho”.

Y cuatro años después llegó lo dulce. “Fue la medalla de oro de los Panamericanos de Río de Janeiro 2007, porque no pude ganar el oro en 2003, cuando se quedaron esperando la medalla de oro. La de 2007 se la ofrecí a mi madre”.

Al año siguiente el momento se endulzó más pues “la medalla olímpica no se puede quedar. Fue nuestro máximo galardón deportivo en lo personal”, expresa.

Gabi es uno de pocos atletas con medallas en Juegos Centroamericanos y del Caribe, Panamericanos, Olimpíadas y Mundial. Eso lo llevó a ser escogido al Pabellón en su primera aparición en la boleta. “Se lo dedico a Dios”, dice y a todo el pueblo dominicano, en lo personal, a Felipe Payano, a la Policía Nacional, a las empresas Anthony’s, Lámparas Quezada, Banreservas, que lo apoyará en su exaltación, Evergold, así como los técnicos Osvaldo García, Tony Mesa y José Mora “mis entrenadores nacionales”.

Un sabor agridulce

En el campeonato Mundial de taekwondo, en Edmonton 1999, Mercedes conquistó la medalla bronce. Es un trofeo que cualquiera anhelaría con solo 20 años de edad, incluso grandes peleadores se han retirado sin un metal de ese nivel.

“El bronce del campeonato mundial de 1999 lo había asegurado, creía que podía ser más que eso. Aunque era muy corta mi edad y mi experiencia”, señala. “Todas las condiciones estaban dadas para ganar el oro”. Aquí llegó una dificultad irreparable para Gabi: “Una rotura de un brazo, peleando por asegurar la medalla de plata me rompí el brazo”.

Recuerda incluso su rival, el filipino Roberto Cruz, quien avanzó por el oro y quedó con la plata al caer ante el surcoreano Min Byeong-seok.

Fue la primera vez que una lesión le impide apoderarse de un trofeo significativo. Luego le ocurrió 12 años después en los Juegos Olímpicos de Londres, donde era considerado para disputar el oro.

Lo cierto es que “desde el 1999 hasta el 2011 nunca había sufrido una lesión en mi carrera deportiva, hasta que llegó Londres 2012”, señaló.

Mercedes terminó su bachillerato en el Liceo Fernando Arturo de Meriño, de Monte Plata y se graduó en la universidad Utesa, de licenciado en Contabilidad.

La nostalgia tras llamada

En el 2015, Mercedes compartía en una cena con atletas olímpicos. Ahí se encontraba Jack Veneno, el legendario luchador profesional que falleció el pasado 6 de abril. “Después de la llamada, me llené de nostalgia”, señala al recordar la ocasión de la cena. “Yo estaba sentado al lado de Jack Veneno y le dije que si me elegían primero iba a intentar que él bajara conmigo, no como mi edecán, porque todos saben quién es. Jack fue un ídolo de mi niñez”. Pero no lo anuncia. “Serías el primero que me reconoce”, le dijo Veneno. “Van a esperar a que yo me muera”.

20211013 https://www.diariolibre.com

+ Leídas