Santana y Saladín llenan de satisfacción a Dominicana en el cierre del Panamericano de pesas

SANTO DOMINGO. Crismery Santana con dos medallas de oro y dos récords estuvo de lujo en la plataforma de pesas del Pabellón de Pesas Doctor José Joaquín Puello, del Parque del Este. Su compatriota, Verónica Saladín se lució con tres metales, algo extraordinario si se toma en cuenta que su rival directa es la campeona mundial de su división.

Al fin y al cabo ambas dieron sonrisas de triunfo a la República Dominicana en la jornada final del Campeonato Continental de Levantamiento de Pesas. Santana ganó oro en el arranque con una alzada de 116 kilogramos para récord panamericano, plata en el envión (142 kg) y oro en total (258 kg, otro récord panamericano) para ser la campeona de la división de los 90 kg. superando a la chilena María Valdés (110/143/253). “Fue un momento de mucha emoción y de muchos nervios”, dijo Santana sobre sus récords. “Venía por récords también. Me ayudó la concentración, entrenadores, compañeros y puse de mi parte”.

No es la primera vez que la canadiense y la quisqueyana se encuentran en un evento internacional. La ocasión anterior fue el Mundial de Pesas (28-noviembre/5-diciembre; Anaheim, EE.UU.) donde Valdés quedó mejor en el total con la plata (255 kg) y Santana obtuvo bronce (254 kg), aunque ganó plata en arranque (113 kg). En Juegos Panamericanos y Olímpicos se premia sólo el total. “A la chilena hay que sacarle mucho en arranque, para que en el total quedemos más o menos, porque hace mucho envión”, agregó Crismery.

Con 1-1 entre ellas, para 2019 en los Juegos Panamericanos de Lima, el duelo está planteado. “Hay grandes rivales. Estamos muy juntas en lo que es el resultado y se pelea kilo a kilo. La que falla primero es la que pierde”, señaló Valdés.

Saladín, plata en total

Verónica guarda respeto a la campeona de la división +90 kg. Ella es Sarah Robles, nativa de California, EE.UU., de bisabuelos mexicanos; y tiene razón para admirarla, por ser medallista olímpica de bronce de Londres, 2012 y la campeona mundial, en 2017 con oro en los tres premios.

Aun así Saladín fue por todo. Comenzó bien con el arranque para el oro (124 kg), mientras Robes quedaba con 123 kg. Pero ya en el envión, Robles impuso su fuerza y nivel para ganar el oro (157 kg), lo que le valió para la presea dorada del total (280 kg). Tania Mascorro, de México (146 kg) se quedó con la plata. Saladín obtuvo bronce del envión (145 kg); eso le valió quedar segunda en el total (268 kg).

Saladín esperaba superar a Robles. “Tú sabes que todo deportista tiene una meta de ser siempre el primer lugar. Pero siempre he dejado mi competencia a lo que Dios quiera”, señaló Saladín, que reconoció a la campeona mundial. “Es un orgullo competir con Sarah”, sostuvo.

Image

Medallero

Colombia demostró su nivel en este deporte al conquistar el primer lugar con nueve preseas doradas.

Aunque el campeonato es clasificatorio para los Juegos Panamericanos, de Lima, 2019 la realidad que muestra la tabla es que fuera de Estados Unidos (quinto), Chile (sexto) y Perú (octavo), el resto también serán rivales para República Dominicana en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de este año.

En el campeonato participaron 26 países, de los que sólo nueve se subieron al podio. La próxima semana, la Federación Internacional de Pesas emitirá la cantidad de plazas que recibirá cada país para los Panamericanos.

Santana y Saladín llenan de satisfacción a Dominicana en el cierre del Panamericano de pesas
El duelo entre Crismery y María

El kilaje comenzó a aumentar con la presencia de Nieve Oliba (Ecuador), al ser la primera en pasar los 100 kg con una alzada del envión de 103 kg. Naryuri Pérez (Venezuela) respondió con 105 kg y Oliba siguió con 108, movimiento con el que aseguró el bronce.

La chilena María Valdés, rival directa de la dominicana Crismery Santana salió para alzar 110 kg, marcando presión en el envión.

La venezolana intentó los 109 en su segundo intento, el cual falló, pero lo completó en su tercera salida.

Fue el turno para Crismery que igualó los 110 de Valdés, camino a asegurar el oro.

La ecuatoriana solicitó 110, pero en su tercera salida y lo falló para despedirse.

Crismery volvió y apretó con 114. La chilena entonces se lanzó por los 114 kg, en su segundo intento, el cual falló, dejando algo más cómoda a la quisqueyana. Otra vez, Valdés se arriesgó por los 114 kg y por segunda ocasión fracasó. Así termino su participación del primer movimiento. Aún quedaba Crismery, quien en su tercera salida le resultó fácil levantar los 116 kg para asegurar el bronce de la división.

Con ese resultado, Santana se acomodaba para apoderarse del oro en el total, pues para el envión obligaba a Valdés a ser más ambiciosa si quería el oro del total. Sus seis kilos de ventaja así se lo permitían

Valdés se quedó con la plata del arranque y Pérez con el bronce.

En el envión, el reto ya estaba lanzado. Valdés pidió comenzar con 140 kg y Santana con 135. Perez se unió al grupo para ser las únicas tres en pedir al menos 130 kg

Santana, previo a su salida pidió un kg más y lo completó fácil, pero todavía no salía Valdés y cuando llego su oportunidad levanto sus kilos prometidos. En la segunda oportunidad, Perez, que hizo sus 130 y 135 sin oportunidad, fallo luego los 140 kg para despedirse de la competencia

Valdés entonces pidió 143 kg. Antes salió Santana que falló en los 142 kg en su segundo intento. Lo completo en el tercero y entonces terminó Valdés con sus 143 kg.

20180521 https://www.diariolibre.com

+ Leídas