Se esfuma la magia financiera de Minaya

Omar Minaya se convirtió en 2002 en el primer extranjero en ser nombrado gerente general. Archivo

SANTO DOMINGO. Desde el año 2006, columnistas, fanáticos y lobbystas comenzaron a pedir la cabeza de Omar Minaya.

Lo acusaban de querer llenar el equipo de latinos, que otorgaba contratos preferenciales a jugadores de alto riesgo en el tema de salud y entendían que los resultados en el terreno de los Mets no se correspondían con la inversión que el equipo hacía en el fichaje de jugadores.

El hecho que en cinco temporadas con Minaya, de 51 años, como gerente general, el equipo apenas haya clasificado en una ocasión (2006) a los playoffs, alimentaba a sus críticos. Pero los dueños del equipo, la familia Wilpon, tenía una razón de sobra para mantener en el puesto de mayor trascendencia de la franquicia al nativo de Mao, Valverde.

Las finanzas del equipo crecían, el valor subió y se desarrollaron tres grandes proyectos (canal de televisión por cable, estadio y complejo en la República Dominicana) con resultados fructíferos.

Esa estructura le permitió al equipo conseguir el patrocinio deportivo más grande en la historia para nombrar un estadio, cuando en 2007, el entonces rentable Citi Bank, se comprometió a pagar US$400 millones para que el nuevo parque de los Mets lleve su nombre por 20 años (2009-2029).

Pero, la desastrosa temporada que tuvo el equipo en 2009 (70-92, la primera por debajo de .500 en la época Minaya) y una serie de lesiones de figuras claves del equipo para la actual temporada han derrumbado las perspectivas económicas del equipo, por lo que los días de Minaya podrían estar contados.

De acuerdo al más reciente estudio de la revista Forbes, el valor del equipo descendió en un 6% al pasar de US$912 millones en 2009 a US$858 millones en 2010.

Los ingresos, que pasaron de US$158 millones en 2004 cuando Minaya tomó el equipo a US$261 en 2009, se proyecta que apenas aumentarán a US$268 millones en 2010.

Otro punto a favor de Minaya que parece tocó techo es el de las ganancias. De acuerdo a Forbes, la novena perdió US$19 millones en 2004 y ganó US$24 millones en 2009, pero esa cifra fue US$9 millones menos que en 2008 cuando el equipo tuvo beneficios por US$33 millones. Se prevé que en 2010 ganarán US$26 millones, todavía lejos de 2008.

Con el jardinero Carlos Beltrán y el torpedero José Reyes como incertidumbres a causa de lesiones, un cuerpo de lanzadores inestables y una nómina tan alta (US$152 millones, la tercera en Las Mayores) que da poco espacio a nuevos fichajes, las perspectivas de los Mets no son las mejores, tomando en cuenta que juegan en la división de los actuales campeones de la liga, los Filis.

Minaya, que ganó US$4 millones entre 2005 y 2009, está bajo contrato hasta 2012 y el equipo tiene opciones hasta 2014. Según Yahoo! Sports, es el principal candidato a ser despedido de la gerencia general este año.

NPerez@diariolibre.com

20100410 http://www.diariolibre.com

+ Leídas