América Latina registra sobrecostos de 48 % en obras de infraestructura

  • Especialistas del BID indican que en los proyectos de construcción se enfoca la corrupción
$!América Latina registra sobrecostos de 48 % en obras de infraestructura
Las represas están entre las obras más susceptibles a esta situación.

En promedio, ha habido un sobrecosto de 48 % en los proyectos de infraestructura desarrollados en América Latina en casi un siglo, según un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

De una muestra de 806 proyectos en todo el mundo, la región latinoamericana tiene los sobreprecios más altos del mundo, y la tendencia ha sido alcista. Las obras más susceptibles a esta situación son las represas, cuyo costo inicial en promedio se ha duplicado, registrando un sobrecosto de 103 %, seguido de las vías férreas con un sobreprecio de 59 %, las vías de un 53 %, mientras que los sobrecostos de las centrales eléctricas ha sido en promedio de 36 %.

El informe señala que el BID midió esta situación en los proyectos financiados con sus recursos y descubrió que 82 % tuvo sobrecostos que representaron un 22 % adicional al precio inicial en que se proyectaba la obra. En las obras financiadas por el Banco Mundial, el sobrecosto afectó a 53 % de los proyectos, y en promedio representaron 17 % de los costos totales de los proyectos. “A simple vista, se puede concluir que los sobrecostos son omnipresentes, ya que aparecen en la mayoría de los proyectos”, indica el reporte “Mejor gasto para mejores vidas: cómo América Latina y el Caribe puede hacer más con menos”, realizado por el multilateral.

Pero el líder de Alianzas Público-Privados del BID, Gastón Astesiano, señala que el sobrecosto no necesariamente es un sinónimo de corrupción, sino también de un mal diseño de factibilidad y de estudios de planificación que fluyen de manera atropellada. También ocurre que en ciertas ocasiones “como no tenemos el proyecto totalmente terminado de preparar, después lo cambiamos. Eso técnicamente no se trata de un sobrecosto, es que en realidad hicimos un cambio al proyecto original, le agregamos un puerto, una curva, una extensión”, aclara.

Astesiano recuerda que los proyectos, especialmente los de infraestructura son de largo aliento, no solo en su permanencia en el tiempo, sino por su tiempo de planificación y construcción. Señala que solo el diseño de una obra de este tipo puede demorar entre 20 y 36 meses, “cosa que muchas veces desespera a los gobiernos”, dice.

En el marco de la novena edición del PPP Américas 2019, otro especialista del BID, Roberto de Michele, dijo que el mayor foco de corrupción en América Latina son las obras de construcción. Por ello, en algunos países como Paraguay y Colombia –y de Michele espera que en un futuro también en República Dominicana- el multilateral desarrolló un proyecto llamado Mapa de Inversiones que transparenta no solo los montos destinados a los proyectos de infraestructura, sino también cómo va el avance de cada obra.

20190517 https://www.diariolibre.com

+ Leídas