Aseguran que los cigarros y el ron impulsan el crecimiento de las exportaciones de RD

  • Analizan los aciertos y desafíos de los productores agrícolas dominicanos
SANTO DOMINGO. Euclides Paulino, gerente de investigación comercial del Centro de Exportación e Inversión de la República Dominicana (CEI-RD), dijo que la tendencia de la República Dominicana en el mercado local e internacional, es positiva y de avance,

Manifestó que para 2011, el país exportó 3,150 líneas de productos a 173 mercados y países destino.

Añadió que la República Dominicana es el principal exportador de ron al mercado de España (suple el 32% de la demanda) y ocupa el puesto número tres como exportador mundial de este producto.

Indicó que República Dominicana es el exportador número 1 de cigarros hechos a mano hacia el mercado de Estados Unidos. Las exportaciones dominicanas representan el 16.21% de las exportaciones mundiales del producto, lo que coloca al país en el tercer lugar como exportador de cigarros hechos a mano en el mundo.

Paulino informó que en el país el tabaco lo manufacturan 27 empresas de zonas francas que generan 12 mil empleos, con una inversión de 170 millones de dólares. Apuntó que son 250 mil las tareas sembradas de tabaco en territorio dominicano.

En su exposición, el funcionario del CEI-RD destacó la relevancia creciente del mercado haitiano para los productos dominicanos. Según dijo, a lo largo de la frontera dominico-haitiana funcionan 1,456 plazas o mercados cada año, a lo que se suma el movimiento comercial que se genera diariamente en los puntos fronterizos.

En el panel, Fátima Portorreal, antropóloga y catedrática del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), manifestó su apoyo a la defensa del derecho a la "soberanía alimentaria" y exhortó este miércoles a priorizar la producción agrícola local para alimentar a la población y el acceso de los campesinos a la tierra, al agua, a las semillas, al crédito y la asistencia técnica.

Portorreal expresó que los que trabajan la tierra tienen derecho a producir sus propios alimentos y que los consumidores también pueden decidir qué quieren consumir y cómo se producen sus productos y servicios. Agregó que el comercio internacional justo permite garantizar un intercambio con otras regiones sin competir con el mercado local de alimentos.

"El Estado dominicano se ha concentrado en las ciudades y ha favorecido las políticas neoliberales que priorizan el comercio internacional, y no la alimentación de su población. La tierra está en manos de una oligarquía estatista y de particulares que históricamente han sido favorecidos por los poderes de la clase dominante", criticó la antropóloga.

En ese sentido, sugirió tomar medidas bajo los parámetros de una reforma agraria integral que aseguren una vida digna a las familias campesinas, que preserven el medio ambiente y la biodiversidad y que garanticen la producción de manera eficiente con la venta de los productos a precios justos.

Marco Coscione, investigador de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), resaltó la contribución del comercio justo a la creación de puestos de trabajos decentes y la paga de un salario digno. Sumo a ello, su impacto en la seguridad social, la mitigación de la migración del campo a la ciudad y en el desarrollo de proyectos de eco-turismo o agro-turismo sostenible.

El especialista señaló que pese a estas ventajas existen varios retos por superar, como son: la baja productividad, dificultades en la búsqueda de nuevos clientes y el acceso a créditos favorable, "que aun es muy complicado". También refirió el estado de deterioro de las carreteras y caminos vecinales, las condiciones deficientes de algunas infraestructuras y el escaso apoyo de las instituciones estatales o locales, entre otros factores.

Para concluir su exposición dijo que las relaciones de comercio justo son la única respuesta ante la posible desaparición de organizaciones de productores porque éstas representan "una verdadera estrategia de desarrollo humano y sostenible; endógeno porque desde adentro y desde abajo".

El conversatorio tuvo lugar este miércoles 27 en FUNGLODE. La iniciativa es el resultado de la colaboración del Ministerio de Agricultura, Jardín Botánico Nacional, City College de Nueva York, la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA), Global Coalicion for Peace y el programa InteRDom de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE) y su institución hermana en los Estados Unidos Global Foundation for Democracy and Development (GFDD).

Estas instituciones están involucradas en un programa de capacitación para la elaboración de huertos en Bayona y Cielo, comunidades aledañas a la capital de Santo Domingo. El proyecto tiene una duración de 220 horas distribuidas en cuatro semanas, donde los técnicos, estudiantes de City College y voluntarios locales facilitan entrenamiento a los residentes para levantar huertos orgánicos alrededor de 50 familias.

La charla formó parte de las actividades académicas del programa. Pretende ampliar el dialogo al consumo de hortalizas en el país, su capacidad de producción, contribuir a fortalecer la autonomía alimentaria de las comunidades, entre otro objetivos.
20120628 http://www.diariolibre.com

+ Leídas