Bajan presiones económicas ante mejores perspectivas

  • Se proyecta una depreciación mucho menor para este año
  • La inflación pesa: estiman subida de 9 % entre abril y junio
$!Bajan presiones económicas ante mejores perspectivas
El Banco Central pronostica que los precios comenzarán a ceder a partir del mes de julio.

Ante unas mejores perspectivas económicas, el Gobierno dominicano redujo a la mitad la expectativa de depreciación del peso dominicano para este año. En el documento Panorama Macroeconómico 2021-2025, revisado a finales del mes pasado, las autoridades financieras estimaron que el dólar cerrará el año con una cotización promedio de 59.13 pesos, lo que implica una depreciación interanual de 4.5 %, sensiblemente por debajo del 9.2 % que se calculaba antes.

Una actividad industrial más animada, una revitalización del consumo familiar, un inesperado crecimiento económico en febrero y menores niveles de incertidumbre por el COVID-19 son algunas de las señales que avizoran otro panorama.

Pero no toda la recuperación marchará al mismo ritmo. El sector turismo, que aporta un tercio de las divisas que entran al país, tardará más en recuperarse. De hecho, el gobernador del Banco Central de la República Dominicana, Héctor Valdez Albizu, dijo la semana pasada que la actividad turística volverá a la normalidad para el año 2023.

Los que se mantienen en rojo

Pero el turismo no es la única actividad que todavía muestra números rojos, en medio del crecimiento de 1.1 % que mostró la economía en febrero. También, sectores como la energía y el agua, el transporte y el almacenamiento, así como el de servicios financieros, siguen en retroceso, aunque en mucha menor medida que los hoteles, bares y restaurantes que, en febrero, se desplomaron 50.8 %.

A partir de marzo, debido a un efecto de la comparación con el mes base, se estima que todos los sectores comiencen a registrar crecimientos. Las variaciones de la actividad económica en lo que resta del año se compararán con meses en los que el COVID-19 había representado un duro revés, por lo que una reactivación económica moderada será suficiente para generar una incidencia positiva en los números.

El lastre de la inflación

Uno de los inesperados efectos de la pandemia sobre las economías ha sido una inflación mayor de lo esperado. Según el pronótico de precios que maneja el Banco Central de la República Dominicana, los precios escalarán todavía más en el segundo trimestre del año para luego comenzar a ceder a partir de julio.

Si bien el gobierno espera que los precios terminen el año en 4.5 %; entre abril y junio se registrarán los niveles de inflación más altos de los últimos 10 años. Así lo dio a conocer el Banco Central la semana pasada cuando mostró su proyección de inflación para el segundo trimestre del año, que trepará a un 9 %, el nivel más elevado desde el año 2011.

Pero la situación que se registra con los precios no ha mermado el nivel de consumo que registran las familias dominicanas.

Entre enero y febrero de este año, los pagos con tarjetas de débito, de crédito y de subsidios totalizaron los 64,911.5 millones de pesos, un monto que supera en 12 % lo registrado en esos dos meses del año pasado cuando la pandemia todavía no había sido declarada. Se trata de un indicador que habla de mejorías en un ámbito que motoriza: en el consumo de los hogares.

Un panorama más ligero

Las vacunaciones contra el COVID-19 en todo el mundo han reducido los altos niveles de incertidumbre que se registraban hace un año. De allí, que los organismos internacionales hayan mejorado las previsiones de crecimiento. El petróleo será, también, un factor positivo para la República Dominicana, con la OPEP que acaba de anunciar un aumento de la producción que hará bajar los precios en los mercados internacionales.

20210404 https://www.diariolibre.com

+ Leídas