Causas de generosidad

Hay muchas razones para hacer regalos. La más altruista es querer que los demás reciban algo que necesitan o les agrada.

La temporada navideña es una buena ocasión para hacer regalos a familiares y amigos. Y si es cierto que es más grato dar que recibir, es una oportunidad para elevar nuestra satisfacción personal.

La reciprocidad es uno de los resultados más encomiables de la generosidad, tanto en el plano personal como en el comunitario. Y un ejemplo de ello tuvo lugar poco después de los ataques terroristas de septiembre del 2001.

En 1865, al final de la guerra civil en los EE.UU., la ciudad de Columbia en Carolina del Sur fue consumida por las llamas. Dos años después, sus anteriores adversarios neoyorquinos le obsequiaron un carro de bomberos con los aditamentos más modernos para la época. Los ciudadanos de Columbia agradecieron el regalo y expresaron su esperanza de que algún día su devastada comunidad pudiera hacer lo mismo por la opulenta ciudad de Nueva York.

134 años después, luego de que Nueva York perdiera 98 vehículos y 343 bomberos debido a los atentados, la ciudad de Columbia efectuó una colecta pública para donarle un carro de bomberos.

Pero hay muchas razones para hacer regalos. La más altruista es querer que los demás reciban algo que necesitan o les agrada. Pero también pueden hacerse para ganar afectos, salir de objetos indeseados, conseguir obsequios, acallar sentimientos de culpa, obtener gratitud o reconocimiento, lograr ingresos futuros, ahorrar impuestos, promover productos, o causar buenas impresiones.

En el caso de los carros de bomberos, se dice que el incendio de Columbia fue provocado por el ejército de la Unión, comandado por el general Sherman, cuyos soldados cortaron las mangueras que podían haberlo apagado. Sherman lo negó, pero esa versión de lo ocurrido puede haber influido sobre los neoyorquinos que regalaron el carro. Y en cuanto al otro carro, la promotora del obsequio expresó su esperanza de que el regalo ayudara a borrar la imagen de Carolina del Sur como un estado aún vinculado a los valores de la Confederación.

+ Leídas