Comercio en línea

Son muchos menos los dominicanos que compran en tiendas virtuales en nuestro país

Muchos dominicanos han hecho compras en línea en sitios como Amazon o eBay, pero son muchos menos los que han comprado en tiendas virtuales en nuestro propio país. Dos características militan en contra del desarrollo de las compras locales por internet. Una de ellas es de tamaño, pues la variedad de productos es limitada y las distancias no son tan grandes como para que sea tan complicado ir personalmente a un comercio a comprar, a lo que se añade nuestra preferencia por ver, tocar y probar las cosas antes de comprarlas.

La otra característica adversa es el alto porcentaje de compras que se realizan en efectivo. Y aún si tenemos una tarjeta de crédito, es probable que confiemos más en la seguridad de los sistemas de pago en el extranjero que en la que pueda tener una página dominicana en la web.

Esa situación adversa no es exclusiva de nuestro país. En Costa Rica, país que con frecuencia se menciona aquí para fines de comparación, las tiendas virtuales han enfrentado escollos similares, derivados del tamaño y de la forma de pago. Muchos negocios veían a sus páginas web más como un tipo de publicidad que como un punto de venta, conveniente para dar a conocer a los clientes productos que luego ellos irían a comprar a los establecimientos. Incorporaron después facilidades para consultar con los vendedores, dejar comentarios y recibir sugerencias. Y finalmente pusieron los carritos para compra indicando sus políticas de entrega y devoluciones.

Pero otro camino es atacar y modificar las características limitantes. Con ese fin se persigue ahora establecer redes de tiendas afiliadas que abarquen varios países de Centroamérica, mediante una plataforma común en la que aparezcan las ofertas de todas ellas, de forma transparente para los usuarios, ampliando así el territorio y la variedad de los artículos. Y para el asunto del pago, se planea aceptar efectivo, sea a la entrega o vía un sistema de prepago.

+ Leídas