Espacios de trabajo

Se observa una menor rotación de personal entre las empresas que han optado por espacios múltiples

Durante la Edad Media los maestros artesanos tenían talleres donde ellos, sus ayudantes y sus aprendices, elaboraban las obras por las que algunos son famosos. El espacio común de trabajo permitía mayor fluidez en los procesos y era esencial para las labores compartidas. La industrialización, en especial las líneas de producción típicas de las fábricas automotrices, hicieron de la noción del espacio común la norma ideal a seguir.

La creciente importancia de los servicios hizo menos perentorio reunir el personal en un mismo local, y a ello se sumó, hace hoy dieciocho años, una lección terrorífica respecto de poner todos los huevos en una misma canasta. Las operaciones de varias firmas quedaron desarticuladas por la pérdida de funcionarios debido a la destrucción del Centro Mundial de Comercio, poniendo de relieve las ventajas de los espacios múltiples, repartidos en diferentes localidades.

De no haber sido por el desarrollo del internet y la informática, el pánico habría pasado y todo hubiera seguido como antes. Los intercambios entre el personal, reflejados en las oficinas abiertas sin muros divisorios, habrían sido demasiado valiosos como para preferir su dispersión. Y tampoco lo hubieran permitido los supervisores, para quienes es más fácil vigilar el trabajo de otros si los tienen a su alrededor.

Pero la tecnología cambia los esquemas productivos. El contacto visual remoto es hoy habitual, las plataformas operacionales se comparten a través de las redes, y la comunicación es instantánea. Y, además, los costos y tiempos de transporte han aumentado, creando condiciones en las que el trabajo desde los hogares, o desde locales fuera de las mayores aglomeraciones urbanas, aporta un valor agregado adicional tanto para las empresas como para sus empleados. Se observa, de hecho, una menor rotación de personal entre las empresas que han optado por espacios múltiples, en comparación con empresas similares con espacios centralizados.

+ Leídas