Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
columnistas

Independencia económica

La independencia económica es uno de los principales objetivos que las personas desearían alcanzar. No significa necesariamente no tener que trabajar, aunque tal cosa podría ser deseable. Implica más bien poder cubrir sus gastos sin que los ingresos requeridos provengan de fuentes precarias, o dependan de unas pocas fuentes a las cuales se sientan atadas y sometidas.

La mayoría de nosotros no lo logra, en parte porque con frecuencia la única forma de hacerlo es reducir los gastos a fin de ajustarlos a los ingresos que entendemos son seguros, y solemos ser renuentes a cambiar nuestros estilos de vida.

Tal disyuntiva puede darse aun entre personas que consideramos privilegiadas. Un ejemplo actual es el caso del príncipe Harry y su esposa Meghan. Siendo parte de la familia real británica, cualquiera de nosotros querríamos cambiar de lugar con ellos. Atenciones, premios, condecoraciones, recepciones, viajes, educación, honores, diversiones, alojamiento, prestigio y fama son algunas de las bondades que ellos parecen tener garantizadas. Pero el ser humano es una criatura extraña, y la pareja quiere liberarse de parte de sus compromisos protocolares. Aspiran a menos fiestas, fotos, entrevistas, visitas y misiones.

Pero el estilo de vida que ellos llevan y desean mantener, parte del cual es dividir su tiempo entre el Reino Unido y Canadá, cuesta bastante dinero. Sus gastos, incluyendo transporte, vivienda, vestuario y cuidados personales, son cubiertos con fondos provenientes del Ducado de Cornwall, perteneciente al príncipe Carlos, padre de Harry y heredero al trono, como parte de la familia real. Y, en adición, el gobierno paga los gastos de su seguridad, calculados en cientos de miles de dólares al año.

Harry ha dicho que busca su independencia económica. Puede ser que por la notoriedad que la realeza les dio, ganen dinero promocionando marcas de productos, pronunciando discursos o creando programas para la televisión y el cine.

Doctor en Economía de Columbia University especializado en empresas, mercados, pronósticos y riesgo.