Mario Arvelo

Su elección como presidente del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial debe ser un justo motivo de satisfacción para todos los dominicanos

En un contexto institucional en el que el tamaño y poderío del país de procedencia es tomado muy en cuenta, es difícil para los dominicanos llegar a ocupar posiciones cimeras dentro de la Organización de las Naciones Unidas. Hay que poseer, de cualquier modo, condiciones relevantes, pero para que uno de los nuestros sea seleccionado tiene que haberse distinguido de forma especial.

La elección de Mario Arvelo como presidente del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial debe ser, por ende, un justo motivo de satisfacción para todos los dominicanos. Representante permanente del país ante las agencias de la ONU en Roma, no es ésta su primera posición de alto perfil, habiendo sido ya presidente del Comité de Agricultura y primer presidente suplente del Comité de Apelaciones de la FAO, así como miembro del Consejo de Gobernadores y la Junta Ejecutiva del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola. Combina sus innegables méritos profesionales con una notable creatividad, gran facilidad de expresión, y un encomiable interés por el bienestar de los demás.

Dentro de la estructura de la ONU, el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial promueve la cooperación entre los miembros a fin de elaborar y aprobar políticas para mejorar la alimentación y los niveles de nutrición. Utiliza con ese fin las conclusiones de los reportes técnicos de su panel de expertos, con el apoyo de otras dependencias de la ONU. Aparte de los representantes de los países miembros, participan también en sus trabajos fundaciones y entidades cívicas, financieras y de investigación.

Dado el carácter multilateral del Comité, es labor de su presidente auspiciar la colaboración y unificar puntos de vista, razón por la que en su discurso de aceptación Arvelo enfatizó la armonía como crucial para su funcionamiento. Y advirtió que sin un cambio de enfoque, no podrá alcanzarse el objetivo de erradicar el hambre en el mundo para el año 2030.

Temas

ONU

+ Leídas