Reconocer la realidad

El nuevo Monopolio podría ser muy apropiado para la realidad dominicana

La realidad se impone, y más vale reconocerlo, sobre todo si hay ganancias en juego. Salvo algunos con muy firmes principios éticos, los empresarios suelen adaptarse al ambiente moral en el que operan, sin detenerse a juzgar los cambios en las actitudes sociales.

Desde hace décadas los dominicanos nos entretenemos con el juego de Monopolio, en el que se compran propiedades, se construyen hoteles y, al ser este su objetivo primordial, se procura ganar dinero y arruinar a los otros jugadores. Una gran cantidad de variantes han adaptado el tablero y las fichas a temas diversos, como han sido los juegos olímpicos, la Guerra de las Galaxias, Pokémon, los imperios, las ciudades, la banca electrónica, los parques nacionales, Nintendo, el mundo de Disney y el Juego de Tronos.

Hasbro, el fabricante del juego, anunció que una nueva versión será lanzada en el tercer trimestre de este año, en la que los jugadores podrán hacer trampa para ganar. Aparte de las habituales cartas de oportunidad y comunidad, habrá 15 cartas de trampa que les permitirán cometer infracciones, siempre que los demás no los descubran. Entre ellas estarán robar dinero del banco, contar mal los espacios al moverse, cambiar fichas de lugar, dejar de pagar renta, poner o quitar hoteles con disimulo y otras maniobras por el estilo. No habrá un banquero designado, pero sí esposas plásticas para quienes sean descubiertos. Según Hasbro, la nueva versión se deriva de un estudio que reveló que la mitad de los que juegan Monopolio tratan de hacer trampa. Dado ese hallazgo, decidió adaptar el juego a la realidad y, de paso, aumentar sus ventas. Y es curiosa la justificación para hacerlo, pues dijo que hará el juego más justo y equilibrado, debido a que permitirá a la mitad de los jugadores que no hacen trampa emparejar sus posibilidades de triunfo a las de los tramposos habituales.

+ Leídas