Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Bienes en alza

De un estilo de vida frugal hemos pasado a consumir artículos que provienen de todas partes del mundo

En etapas anteriores de la economía dominicana, los servicios eran un inconveniente para las autoridades. Eran aquellos los tiempos en los que las exportaciones estaban esencialmente compuestas por mercancías. Y no por muchas. Sólo unas pocas que prácticamente todos los dominicanos conocían, encabezadas por el azúcar y seguidas por el café, el cacao, el tabaco y en algún momento la bauxita o el ferroníquel. Cuando se hablaba de los servicios, en relación con los dólares y la balanza de pagos, se pensaba en una carga que había que soportar. Las entradas por remesas eran insignificantes, y como la llegada de turistas aún estaba en el porvenir, estando pocas personas convencidas de que podríamos atraerlos, los viajes y el transporte internacional, los servicios bancarios, los seguros y demás partidas dentro de los servicios mostraban saldos netos desfavorables para el país. Es decir, gastábamos en ellos más que lo que recibíamos, y dependíamos de las exportaciones de bienes para conseguir los dólares con los que poder pagarlos.

Sabemos que actualmente no sucede así. Ahora necesitamos dólares para pagar por la inmensa variedad de cosas que importamos. De un estilo de vida frugal, en parte reflejo de estar sometidos a un régimen político represivo, hemos pasado a consumir artículos que provienen de todas partes del mundo, con los que muchos de los productores nacionales que antes los suplían no han podido competir, sucumbiendo en el intento. O son bienes nuevos, que nuestros progenitores nunca tuvieron en su lista de compras.

El COVID-19 no ha tratado bien a los servicios en el país. Dado que se transmite entre seres humanos, los servicios han sido más perjudicados que los bienes por el distanciamiento social. Como resultado, la recuperación económica ha sido más acelerada en los bienes que en los servicios presenciales, excepto algunos imprescindibles como los de índole médica o bancaria. De ahí que haya aumentado nuestra exposición a la inflación externa. 

TEMAS -

Doctor en Economía de Columbia University especializado en empresas, mercados, pronósticos y riesgo.