Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Lucha sin cuartel

Seguir adelante, en ese sentido, es una poderosa ayuda para la recuperación y el retorno a la normalidad

Es notable nuestra capacidad para superar situaciones agobiantes. Ya aquí la pandemia y el Covid parecen estar en el pasado, y no en un pasado reciente sino  remoto. Hemos dejado atrás las mascarillas, el distanciamiento social y las vacunaciones, como algo cuya utilidad terminó.

Nos hemos olvidado de las precauciones que tomábamos a fin de evitar los contagios. Retornamos a nuestros hábitos anteriores, a los encuentros multitudinarios y, en general, al disfrute de las cosas que apreciamos. Y hasta la atención que los medios de prensa otorgaban al asunto ha cambiado, quedando relegado a ocasionales referencias fuera de las primeras planas noticiosas.

Es una capacidad que se deriva de una perspectiva optimista, en cuanto a que lo que sucedió quedó atrás y no nos afectará en el futuro. Seguir adelante, en ese sentido, es una poderosa ayuda para la recuperación y el retorno a la normalidad. Sería perjudicial que el recuerdo de los problemas persistiera por largo tiempo, condicionando nuestras actitudes y expectativas.

La señal provino del gobierno, al éste suspender los requisitos de entrada a los establecimientos públicos y las restricciones al horario de las actividades. Fue una señal que la gran mayoría de la población, hastiada de las limitaciones que le habían sido impuestas, acogió con entusiasmo.

Pero ese comportamiento no es universal. Resulta ser un poco paradójico que en China, donde la pandemia comenzó, la actitud es radicalmente distinta. El gobierno  chino ha hecho de la lucha sin cuartel contra el virus un símbolo de su preocupación por la salud de la población. Al más mínimo indicio de casos activos, no duda en tomar medidas drásticas contra la propagación de la enfermedad. Las zonas impactadas son rápidamente aisladas, sin que importe su tamaño ni el número de personas afectadas, y un verdadero ejército de médicos y enfermeros, equipados con equipos y hospitales móviles, desciende sobre ellas, acompañados de efectivos militares y personal de seguridad. 

TEMAS -

Doctor en Economía de Columbia University especializado en empresas, mercados, pronósticos y riesgo.