Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Posible ruptura

Colombia elige presidente el domingo

Lo que hace más interesantes a las elecciones que serán celebradas en Colombia el próximo domingo 19 de junio, es la posibilidad de que ocurra una ruptura con una tradición que viene desde hace muchos años. En efecto, puede suceder que un candidato izquierdista gane la presidencia, en un país acostumbrado a que los presidentes sean centristas o de derecha, y habituado a que los izquierdistas sean integrantes de movimientos radicales, algunos de ellos protagonistas de un conflicto armado que afectó la vida de la nación durante decenios. Desde ese ángulo, la posibilidad de que Gustavo Petro, de 62 años, ardiente defensor de la ecología y con antecedentes revolucionarios, pueda convertirse en presidente del país, tiene implicaciones diferentes a las que tendría en otras naciones latinoamericanas, en las que regímenes de izquierda y de derecha se han alternado en el poder.

El contexto regional muestra un evidente desplazamiento hacia la izquierda, resultante de los problemas derivados de una combinación de causas, las cuales abarcan desde la pandemia hasta la inflación. Esta última es especialmente perjudicial para los partidos políticos gobernantes, dada la bien probada tendencia de la población de un país de responsabilizar por las alzas de precio a los gobiernos en cuyo ejercicio tienen lugar. De un escenario dominado por regímenes conservadores, la región ha ido asumiendo una coloración política más izquierdista.

Aunque Colombia comparte esas dificultades, no es seguro que los votantes decidirán recurrir a Petro, puntero en los resultados de la primera vuelta electoral celebrada el mes pasado, para que sea él quien los resuelva. Su adversario, abanderado de la lucha contra la corrupción a pesar de estar involucrado en una investigación, tiene a su favor la trayectoria conservadora del país y el temor a las políticas radicales. 

Pero cuando a la inflación se añade la percepción de injusticia y desigualdad, el descontento popular con el orden establecido aumenta significativamente. 

TEMAS -

Doctor en Economía de Columbia University especializado en empresas, mercados, pronósticos y riesgo.