Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Energía del mar

De los dominicanos se dice que vivimos de espaldas al mar

Por un tiempo, mientras el petróleo estuvo barato y sin perspectivas de subir de precio, disminuyó el empuje por fuentes alternativas de energía eléctrica. Y de no haber sido por la preocupación con la contaminación y el calentamiento global, ligados al uso de combustibles fósiles, ese impulso hubiera decaído todavía más. Ahora que el mercado del petróleo está cambiando, el interés por energías renovables ha vuelto a aumentar.

Pensamos primero en la energía eólica y la solar cuando se habla de fuentes alternativas. Y hay razones para que sea así, pues nuestra ubicación tropical nos permite disfrutar, o padecer según cada quien prefiera, de una gran exposición a los rayos solares, y los vientos que soplan en la zona del Caribe sobre nuestro terreno montañoso nos invitan a aprovecharlos para generar electricidad.

Pero ésas no son las únicas fuentes posibles. Otra alternativa surge de las mareas y las olas, en nuestro caso provenientes del mar. No tenemos, sin embargo, la intensidad de mareas y oleajes que se dan en otras partes del mundo, siendo las latitudes entre 30 y 60 grados las más propicias, lo que hace que su desarrollo dependa de avances técnicos y de los costos de las demás fuentes.

A nivel internacional, el aprovechamiento de las olas y mareas está apenas en sus comienzos. Las mareas tienen la ventaja de ser mucho más predecibles que el viento, y aún las olas, debido a su proceso de traslación por largas distancias, también lo son. La eficiencia de conversión a energía utilizable es, sin embargo, todavía inferior, lo que aumenta el costo de generación y encarece los proyectos de inversión con esa finalidad.

De los dominicanos se dice que vivimos de espaldas al mar, y que lejos de abrazarlo con entusiasmo lo vemos con cierto temor, mejor a cierta distancia, desde tierra. Pero si logramos que nos ayude a reducir el costo de la electricidad, es probable que cambiemos de opinión. 

TEMAS -

Doctor en Economía de Columbia University especializado en empresas, mercados, pronósticos y riesgo.