Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Descubriendo la realidad

Dicho de otra forma, luce como si Fiona hubiese desenmascarado una realidad que pretendíamos ignorar

Como resultado del huracán Fiona, se han suscitado diversos comentarios acerca de la exposición de muchos dominicanos a los perjuicios causados por esta clase de eventos. Se ha dicho a ese respecto que las precariedades de la población están ocultas, siendo puestas de relieve cuando ocurre un acontecimiento como ése. Y se añade a ese punto de vista el criterio de que la prosperidad que parece derivarse de las cifras de crecimiento económico, en particular el vigoroso desempeño del sector turismo, no llega a todos los estratos sociales. Dicho de otra forma, luce como si Fiona hubiese desenmascarado una realidad que pretendíamos ignorar.

No hay duda de que las mencionadas vulnerabilidades existen, igual que también existe la pobreza en nuestro país. De hecho, son consecuencia de esta última. Y que el país haya logrado un notable crecimiento económico en la última década, no significa que haya dejado de ser subdesarrollado, con todas las deficiencias y limitaciones que esa condición implica. Si pensábamos lo contrario, que habíamos llegado a estar al nivel de los países que desde hace años cuentan con niveles de vida y sistemas sociales más avanzados, fue un error conceptual que no encuentra fundamento en los datos estadísticos.

El desarrollo involucra transformaciones estructurales que no suelen llevarse a cabo en poco tiempo. Es más frecuente que el crecimiento inicialmente se verifique sin alterar las condiciones subyacentes, pudiendo incluso agravar las disparidades económicas. En nuestro caso, esa situación se acentúa debido a la progresiva llegada y presencia de inmigrantes extranjeros en el turismo, la construcción y la agricultura, lo que permite mantener salarios bajos en esas actividades. Eventualmente, con las políticas públicas apropiadas y el control de la inmigración, podrían surgir condiciones más equitativas y disminuir las vulnerabilidades antes mencionadas, tarea que no corresponde atribuir a las empresas en el turismo u otros sectores.

TEMAS -

Doctor en Economía de Columbia University especializado en empresas, mercados, pronósticos y riesgo.