Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Conmoción en criptomonedas

Si algo parecido hubiera ocurrido con un banco tradicional, todos los reguladores y sistemas financieros del planeta estarían en alerta máxima y sesión permanente.

Aunque el dólar ha perdido mucho de su poder de compra, mil millones de ellos siguen siendo una suma respetable, y se estima que la pérdida en que ha incurrido la compañía FTX puede superar esa suma, afectando a cientos de miles de clientes.

Registrada en las Bahamas, FTX es una plataforma de intercambio que permite depositar, retirar, recibir, pagar, custodiar e invertir criptomonedas. Hasta su repentino colapso era la tercera más grande del mundo, contando con un millón de afiliados. Entre las causas de su inesperada quiebra se menciona la transferencia irregular de 10,000 millones de dólares a una empresa asociada, reforzada por una ola de retiros ante los rumores de su falta de liquidez, así como por una alegada incursión de delincuentes cibernéticos que provocó la desaparición de otros mil millones.

Si algo parecido hubiera ocurrido con un banco tradicional, todos los reguladores y sistemas financieros del planeta estarían en alerta máxima y sesión permanente. Pero como se trata de criptomonedas, eso no ha sucedido por tres razones principales.

Para comenzar, las criptomonedas no tienen una regulación específica probada y aceptada internacionalmente, por lo que caen fuera de la supervisión usualmente ejercida sobre las instituciones bancarias.

En segundo lugar, el propio secreto y la anonimidad que son parte de sus atractivos, confieren a las criptomonedas una fisonomía misteriosa sujeta a amplias y súbitas fluctuaciones de precio. Eso impide cuantificar las pérdidas reales que los inversionistas han sufrido, pues públicamente se desconoce qué parte del monto que poseían al momento del colapso correspondía a la suma original invertida, y qué parte fue el resultado de alzas de precio ocurridas posteriormente.

Por último, dadas las múltiples advertencias oficiales acerca de los riesgos de las criptomonedas, esas inversiones están rodeadas por una aureola de especulación que hace suponer que los inversionistas saben lo que están haciendo. 


TEMAS -

Doctor en Economía de Columbia University especializado en empresas, mercados, pronósticos y riesgo.