Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Asimetría hereditaria

Contrario a lo que los demócratas hubieran deseado, la economía fue la preocupación principal de la mayoría de los votantes

En un sentido figurado, las consecuencias de las políticas económicas tienen un problema de herencia. A veces la popularidad de un gobierno es afectada por medidas equivocadas tomadas por gobiernos anteriores. Y en otras ocasiones, los beneficios de medidas atinadas que un gobierno toma, sólo se perciben a mediano o largo plazo, favoreciendo a gobiernos futuros.

En las elecciones estadounidenses de medio término puede haber ocurrido algo parecido, al menos parcialmente. El gobierno de Biden se ocupó de asuntos como programas de salud, igualdad de género y acceso a oportunidades, cuyos efectos toman tiempo para hacerse evidentes. Y por otro lado, la inflación, cuyas causas incluyen medidas expansivas de política monetaria tomadas durante el gobierno de Trump, incidió sobre los presupuestos familiares y redujo radicalmente la popularidad de la administración demócrata.

El resultado de esa asimetría hereditaria fue el avance parcial republicano en los comicios del pasado 8 de noviembre.

Justo es decir, en cuanto a las causas de la inflación, que el gobierno de Biden tuvo también una importante cuota de responsabilidad. Ignorando las advertencias de algunos economistas, se embarcó en un ambicioso programa de gastos públicos cuando ya la economía se encontraba en pleno empleo, y descartó las primeras señales de presiones inflacionarias calificándolas como transitorias.

Contrario a lo que los demócratas hubieran deseado, la economía fue la preocupación principal de la mayoría de los votantes, al igual que la criminalidad. En planos secundarios figuraron la democracia, los derechos de las minorías, las desigualdades sociales, el trato a los inmigrantes, la rivalidad con China, el conflicto con los rusos y las decisiones de la Suprema Corte de Justicia.

Y tampoco Trump declaró antes de los comicios sus aspiraciones presidenciales para el 2024, lo que hubiera permitido a los demócratas trasladar la atención de los votantes desde la economía hacia él.

TEMAS -

Doctor en Economía de Columbia University especializado en empresas, mercados, pronósticos y riesgo.