Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Complejo selectivo

La menor calidad asociada con los productos chinos es un resultado de la experiencia

Podría deberse al complejo de Guacanagarix, pero aunque provenga de otro lado, es una realidad que los dominicanos atribuimos una mejor calidad a los productos importados que a los de fabricación nacional. No obstante, a pesar de su persistencia, se observa ahora una selectividad en esa percepción. En lugar de agrupar todos los bienes importados en una misma categoría, como era antes, diferenciamos entre los que proceden de China y los que llegan desde otros países.

La menor calidad asociada con los productos chinos es un resultado de la experiencia. Usualmente son peor terminados, más defectuosos, menos duraderos y más baratos. Su menor precio, aunque pueda ser independiente de su calidad, suele tomarse como un indicio de que son artículos inferiores. Los propios vendedores, cuando cuentan con opciones fabricadas en otros lugares, hacen ver a los clientes que tienen tanto el producto bueno como el malo. Es así, por ejemplo, que les dan a escoger entre un interruptor de corriente chino, el malo, y uno japonés, el bueno.

Es algo irónico que eso suceda con los productos japoneses, pues al inicio del proceso de reconstrucción industrial de Japón después de la Segunda Guerra Mundial, esos productos, muy en especial los vehículos de motor, eran considerados como poco confiables, convirtiendo su compra en una decisión arriesgada. Había, no obstante, una diferencia, ya que los productos japoneses no llegaron a ser tan diversos como los chinos son en la actualidad. Hoy en día es difícil encontrar productos industriales a precios asequibles que no hayan sido hechos en China, lo que les confiere una alta visibilidad que refuerza la opinión acerca de su más baja calidad.

Pero hay un elemento de falsedad en el asunto, puesto que un gran número de artículos fabricados en los EE.UU. y Europa contienen componentes chinos. Quienes los adquieren, sin embargo, lo ignoran, quedándose con la impresión, y la tranquilidad, de que han comprado un objeto superior.



TEMAS -

Doctor en Economía de Columbia University especializado en empresas, mercados, pronósticos y riesgo.