Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Políticas de un solo tipo

Se ha estado cuestionando la efectividad de las políticas monetarias que han sido aplicadas

Durante meses la Reserva Federal, el banco central de los EE.UU., se ha empeñado en doblegar la persistente inflación que aqueja la economía de ese país. A pesar de sus esfuerzos, la baja en el crecimiento de los precios ha sido mucho más gradual de lo que hubiese sido deseable. Y el costo derivado de la aplicación de las medidas restrictivas, en particular las alzas en las tasas de interés, ha provocado un deterioro en el valor de mercado de las carteras de inversiones de los bancos, a la vez que ha estimulado retiros de depósitos para fines de colocación en instrumentos financieros más rentables.

Dada esa experiencia, se ha estado cuestionando la efectividad de las políticas monetarias que han sido aplicadas. Aunque es aceptado que una serie continuada de incrementos de tasas, y quizás la venta por parte de la Fed de bonos que adquirió anteriormente cuando procuraba estimular la expansión de la economía, eventualmente lograrán el objetivo de hacer caer la inflación al 2 % anual o menos, el tiempo y costo involucrados puede justificar que se ponga en duda la eficacia de las medidas, y hacer recomendable la búsqueda de nuevas alternativas.

Es posible, sin embargo, que no haya necesidad de buscar muy lejos. Puede ser que lo ocurrido se deba al olvido de los principios elaborados desde hace años por destacados economistas. Ellos postularon, y comprobaron fehacientemente, que se debe aplicar una combinación de políticas fiscales y monetarias, en lugar de políticas de un solo tipo.

Lo que ha sucedido es que los gobiernos se han habituado a incurrir en déficits fiscales permanentes, para financiar compromisos ineludibles de gastos, incluyendo el monto de los intereses que deben pagar sobre sus crecientes deudas. Carecen, por lo tanto, de flexibilidad para poder utilizar sus gastos como instrumentos de política fiscal, en especial para combatir procesos inflacionarios, lo que les ha llevado a dejar esa tarea sólo a cargo de los bancos centrales.

TEMAS -

Doctor en Economía de Columbia University especializado en empresas, mercados, pronósticos y riesgo.