El costo de enviar remesas familiares sigue en aumento

  • En la región de Centroamérica y República Dominicana, una de las mayores receptoras de remesas familiares de América Latina, los costos de estas operaciones bajan, pero en el país la tendencia es inversa. Las comisiones que cobran a los clientes, por su parte, suban poco a poco, en contra de la tendencia mundial
$!El costo de enviar remesas familiares sigue en aumento
República Dominicana recibió más de 20 % de lo que llegó en remesas a la región CARD

El costo de enviar las remesas se ha reducido en los países de Centroamérica, una de las regiones que, junto a República Dominicana, es de las mayores receptoras de envíos familiares. Pero en el país no ha ocurrido lo mismo. Las empresas remesadoras locales no han logrado controlar el coste que representan esas transacciones y, al contrario, se han incrementado en los últimos años, en contra de la tendencia regional y hasta mundial.

De acuerdo al estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) “Estudio económico de Centroamérica y la República Dominicana 2018 y perspectivas para 2019”, el costo promedio de las remesas desde Estados Unidos con RD como país destino fue de 7.3 % en el segundo trimestre de este año, lo que representó un alza con respecto a los años 2018 y 2017, cuando era de 7.1 % y 6.5 %, respectivamente. En contraposición, en Centroamérica no solo el costo ha tendido a la baja, sino que está por debajo del nivel registrado por RD, al presentar costos promedio de 4.5 % para el segundo trimestre de este año.

El Banco Mundial registra periódicamente el costo del envío de las remesas y, a nivel mundial, estima que se ubicaba en 6.84 % para julio pasado, pero la meta es que siga bajando. Hay un compromiso global de que las entidades financieras reduzcan los costos de los servicios de los despachos familiares hasta 3 %, lo que ahorraría unos US$16,000 millones por año a instituciones financieras y a usuarios.

“Los costos de transacción muestran a nivel mundial una tendencia histórica a la baja; desde hace varios lustros, reducirlos constituye una meta específica y medible en búsqueda de una mayor eficiencia, equidad y beneficio para los remitentes y sus beneficiarios”, indica la CEPAL en su reporte.

El último reporte del Banco Mundial, por su parte, indica que el método más barato para enviar remesas es a través de transferencias móviles, y ya luego el costo se encarece cuando el despacho se hace a través del sistema remesador tradicional o de las transferencias bancarias de cuenta a cuenta, así como el envío de las ayudas familiares en efectivo a través de una empresa remesadora.

Los datos del Banco Central de la República Dominicana revelan la razón del alto costo, comparado con el resto de los países cercanos receptores de remesas: casi 80 % de los envíos familiares que llegan a RD es a través de empresas remesadoras, y el 20 % restante por la banca. Ambos son los mecanismos más costosos dentro del rango de opciones en un mercado en el que todavía no están desarrollados los pagos móviles, que son la opción más económica.

Pero no es la única razón que explica el crecimiento. Las comisiones que las empresas de remesas cobran a los clientes que envían dinero no han bajado lo suficiente como para que se vea un resultado en el costo. Sin saltos bruscos, las comisiones que cobran a los clientes han estado creciendo paulatinamente hasta llegar a 9.06 % en el segundo trimestre de este año. El punto más bajo fue en 2014, cuando las comisiones cobradas eran de 6.93 % por parte de las remesadoras.

La CEPAL reportaba para julio que en los envíos de remesas, en general, siguen en aumento por factores políticos, económicos y también propios al trabajador migrante que envía los recursos. “En los dos últimos años, en El Salvador el promedio creció 18% al pasar de 289 dólares a 342 dólares. Con tendencias similares, si bien con menor dinamismo, las transacciones evolucionaron en los casos de la República Dominicana (4,3%) de 216 dólares a 225 dólares, y Guatemala (7,7%) de 325 dólares a 350 dólares. Al contrario, en el caso de Honduras, hubo una reducción de 20% (de 429 a 343 dólares)”, dice el reporte.

En 2018 los migrantes dominicanos y centroamericanos enviaron a sus países un total de US$28,390 millones por concepto de remesas familiares, y Guatemala y República Dominicana fueron los que acapararon más de la mitad de ese monto. A Guatemala llegaron US$9,288 millones en envíos familiares, mientras que República Dominicana captó US$6,494 millones por remesas en ese año, de acuerdo a los datos que maneja la CEPAL. El Salvador es el tercer país que más dinero recibió de familiares migrantes de la región CARD (Centroamérica y RD) el año pasado, con unos US$5,391 millones.

20190823 https://www.diariolibre.com

+ Leídas