Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Mercado laboral
Mercado laboral

¿Cómo será el futuro del mercado laboral en RD?

Estamos en un momento en que las empresas reinventan la naturaleza del trabajo y demandan nuevas habilidades

Expandir imagen
¿Cómo será el futuro del mercado laboral en RD?
La digitalización y la inteligencia artificial han permitido a las empresas adaptarse a las nuevas realidades. (SHUTTERSTOCK)

¿ Cómo será la evolución en un futuro cercano del mercado laboral en República Dominicana? Guillem Martí, profesor titular residente e investigador de Barna, hace una radiografía de cómo se perfila el futuro del mercado laboral en nuestro país como coautor del libro “El futuro del mercado de trabajo en RD", junto a Fernando Barrero y Javier Villamizar, una obra resultado de dos años de estudio a través de su Centro de Investigación en Sostenibilidad, la cual explica cómo funciona la oferta y demanda de trabajo en el país, las asimetrías que existen entre una y otra, así como las proyecciones de tendencias y principales recomendaciones para reducir dicha brecha.

Lo primero que llama la atención es saber que estamos viviendo la Cuarta Revolución Industrial, o Industria 4.0. Este es un momento en que las empresas están reinventando la naturaleza del trabajo, transformando la forma como se crea valor y demandando de la fuerza laboral nuevas habilidades para poder ser más competitivas en este dinámico entorno. 

La oferta de trabajo en RD

Existen tres grandes factores que definen la oferta de trabajo en nuestro país. Primero, una gran cantidad de población joven muy acostumbrada a usar las nuevas tecnologías, lo que significa un fuerte potencial para el país; pero a la vez vemos que a la poblacion mayor de 60 años le cuesta desarrollar estas capacidades que cada vez se requieren más, de forma que la pirámide poblacional se está estrechando en la base, asemejándose más a las de países más desarrollados con muy pocos jóvenes y muchos adultos.

El segundo es el sexo. Las mujeres, tanto ocupadas como desocupadas, presentan niveles educativos superiores a los hombres, pero, así como la mayoría de matriculaciones en la universidad son de mujeres, las de los hombres son en las áreas STEM (ciencias, tecnología, ingeniería, matemáticas y tecnologías de la información y la comunicación), que son las que más demanda van a generar en el futuro cercano con sueldos mejores. Así que habrá un desajuste.

Y en tercer lugar está la formalidad, un factor que ya se ha visto mucho durante la pandemia. El dominicano tiene una capacidad para adaptarse a los cambios que suceden en su vida, y si algo le resta ingresos, se la busca, y eso es muy bueno, pero al mismo tiempo esto trae mucha informalidad, la cual es peligrosa porque son trabajos que están fuera de la protección del marco legal, que no cotizan y son precarios en horarios e ingresos. 

Así se mueve la demanda laboral en RD

Pero, ¿cómo es la demanda laboral? Y lo que es más importante: ¿qué buscan los empresarios dominicanos? Ante todo buscan experiencia. Las vacantes predominan, sobre todo, para profesionales de nivel medio en un rango de edad entre 30-45 años.

A los jóvenes y a los no tan mayores les es más difícil tener oportunidad de encontrar trabajo: buscan gente con experiencia mínima en un puesto de un año, por lo tanto existe poca vocación de formar a la gente. 

Otro factor definitorio de la demanda es el nivel educativo. El empresariado quiere gente cada vez más preparada, titulada universitaria a ser posible (aunque en realidad necesite un técnico), con conocimiento de inglés y capacidad para trabajar con las tecnologías de la información).

A este factor se suman las competencias, que responden más a habilidades y formas de actuar, siendo el trabajo en equipo, la comunicación escrita y oral, el enfoque a resultados, la destreza para comunicar, la responsabilidad y el liderazgo, las más solicitadas.

Expandir imagen
Infografía

Y a partir de aquí, al mirar hacia el futuro, se detectan seis factores que afectan e inciden en el mercado laboral y su desarrollo:

1. Desarrollo tecnológico. Las nuevas tecnologías cambian la forma de trabajar, de relacionarnos y de consumir, por lo tanto es necesaria una política de inversión nacional para desarrollar las capacidades tecnológicas.

2. La globalización. Tanto desde el punto de vista de las mercancías y ser capaces de exportar para equilibrar la balanza comercial del país, como a nivel laboral, de las personas que podemos contratar en otros países o los dominicanos que serán contratados fuera del nuestro. El problema es que no queda claro dónde está la protección legal, algo que se debe normativizar. Aquí entra también el tema de lo que está pasando con los universitarios dominicanos: uno de cada cinco titulados licenciados dominicanos emigra. No puede ser que tengamos una sangría del 20% de esta producción. Dominicana está en los puestos más altos de exportación de talento; es más, en Estados Unidos el porcentaje de emigrantes dominicanos con estudios supera al de cualquier otro país, así que hay algo que no se está haciendo bien. Se trabaja para dar productos y servicios que resuelvan necesidades, pero si solo se trabaja en el extranjero, las necesidades que hay en el país, ¿quién las cubre y de qué forma?, con lo cual este es un tema que perjudica el bienestar social. 

3. El cambio demográfico. Se ha estrechado la pirámide por la base, lo cual nos lleva a poblaciones de promedio de edad más alto, sin olvidar esas migraciones de talento que mencionamos. 

4. Tenemos temas de flexibilidad laboral.  Los jóvenes quieren trabajar y a la vez vivir y disfrutar de su tiempo libre de una forma distinta a como lo hacían generaciones pasadas. El mercado busca más flexibilidad en la oferta, pero todavía las empresas no han encontrado la fórmula para ofrecer esta conciliación entre vida profesional y personal. 

5. El nivel educativo. No solo cada vez se requiere más, sino que se buscará en áreas como las tecnologías de la información, ciencias, ingenierías y matemáticas. También destacará el cuidado de personas envejecientes, por lo que se necesitarán más titulados en enfermería que médicos.

6. Las competencias. Hay un desfase entre demanda y oferta de trabajo provocado por el cambio tecnológico que implica habilidades más blandas. 

Las asimetrías en el mercado laboral dominicano

¿Qué pasa si cruzamos oferta y demanda? El resultado son las llamadas asimetrías (o desequilibrios) que nos permitirán conocer qué ineficiencias están creando problemas al generar desempleo, disminución de la capacidad productiva y deterioro de la calidad de vida. ¿Qué asimetrías existen en República Dominicana?

  • Mayor demanda laboral que oferta en la capital. Dada la migración interna desde las provincias hacia la ciudad, se necesitan más políticas de homogeneización territorial para generar más demanda fuera de la ciudad.

  • Retener los talentos con competencias sobresalientes.

  • Estimular la inclusión de la mujer capacitada en estudios superiores (sobre todo de STEM).

  • Dar oportunidades a los mayores de 45 años y menores de 20 con competencias suficientes en tecnología digital.

  • Y mejorar habilidades blandas como el trabajo en equipo, la comunicación asertiva, el enfoque en resultados y la responsabilidad, son algunas de las asimetrías que se dan en nuestro país y necesitamos para responder a los desafíos del mercado laboral futuro.

Estas asimetrías se pueden convertir en problemas graves para el desarrollo de la economía y la sociedad dominicana. Estas son las propuestas para que, a nivel de estrategia de empresa privada como de política pública, se puedan dar pasos para mejorar. 

1. Se necesita invertir más en I+D. En algunos países de Latinoamérica ya han creado centros para la Cuarta Revolución Industrial, clusters donde se puede investigar y buscar sinergias entre distintas disciplinas, para entender bien lo que quiere el mercado. 

2. Mejorar la capacidad exportadora del país con recursos financieros diseñados para la exportación, como seguros de crédito en la exportación y desarrollo de clusters de componente tecnológico e informático. 

3. Incentivar la matriculación en las áreas de conocimiento STEM (ciencias, tecnologías, matemáticas e ingenierías), pero sobre todo en las mujeres porque están principalmente dominadas por hombres. 

Expandir imagen
Infografía

4. Mejorar y desarrollar habilidades blandas como la comunicación asertiva, el enfoque en resultados, la responsabilidad, la creatividad, el pensamiento crítico, o la solución de problemas complejos. 

Expandir imagen
Infografía

Si logramos reducir las asimetrías y hacer que la oferta y demanda de trabajo coincidan más, podremos desarrollar un futuro para el mercado laboral permita desarrollar el potencial completo del país. 

TEMAS -

Periodista, con más de 30 años de experiencia en revistas. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra, España. Actualmente dirige la sección Revista de Diario Libre en República Dominicana.