“En Visa, nuestro competidor es el efectivo”

  • Entrevista a Carlos López, vicepresidente de ventas y soluciones con comercios de Visa para América Latina y el Caribe
$!“En Visa, nuestro competidor es el efectivo”
Carlos López: “Lo que buscamos es llegarle al pequeño comercio que necesitan realizar transacciones veloces, por la naturaleza de sus operaciones, como un metro, sistemas de transporte, restaurantes de comida rápidas”.

Tras lo que parece un eterno recorrido medido en eones, del primate placentario del que fuimos, nos hemos convertido en lo que somos: homo sapiens.

A la Ciencia le encanta el latín, esa lengua indoeuropea que catapultó el imperio Romano. Y si “homo sapiens”, en latín, significa humano sabio, tal vez con el tiempo, a una velocidad mucho mayor, pensemos, pero también en latín sobre otra expresión: “vidulum”, que significa “billetera”.

Y así nazca el “homo vidulum”.

Puede ser una broma, pero igual, fantástica.

En la presente entrevista con Carlos López, vicepresidente de ventas y soluciones de comercios para Visa América Latina y el Caribe, se recorre un camino interesante sobre los cambios recientes y antes inimaginables sobre la transformación de los medios de pagos.

Y eso es así, desde las monedas y billetes físicos, a las tarjetas de débitos y/o créditos de plásticos, y de ahí a lo inimaginable tiempo atrás: pagar con una sonrisa, o un rostro captado por tecnología de reconocimiento facial, tal como sucede en China Popular.

O como en República Dominicana, con la impresión de una huella digital, o declarando por teléfono a un banco que “escucha mi voz”. También, llevando en el teléfono inteligente una billetera digital con la que puede pagar y cobrar desde y hacia el otro lado del mundo.

Parece que estamos en los albores de un nuevo mundo, en el que las personas pagan y cobran sus deudas con la verificación de sus formas antropomórficas.

Carlos López explica lo que ahora son las “credenciales”, el tipo de formas de verificación con lo que se confirma que es, el que se dice que es.

Bienvenidos al “homo vidulum”.

Visa Inc. es una multinacional de servicios financieros con sede en Foster City, del Estado de California, en Estados Unidos.

Carlos López la define como “una empresa de tecnología”, una descripción muy certera para definirla, pues facilita las transferencias electrónicas de fondos en todo el mundo, conectando a las personas con otras personas, a las empresas con los clientes, y a todos los que se involucren entre sí en una transferencia de fondos. Y eso en el mundo entero, “excepto la Antártida”.

¿Cuáles son los proyectos de Visa, en América Latina y el Caribe?

Primero permíteme comentarte que es Visa. Es una empresa de tecnología, aunque muchas veces la asimilan con tarjetas porque es el tema sobre cómo se mercadea la marca.

Pero nosotros somos una empresa de tecnología, y como empresa de tecnología lo que hacemos es ofrecer medios de pago electrónicos, facilitar la creación de modelos de medios de pagos. ¿Qué significa eso? Que haya diferentes jugadores del mercado que puedan transaccional entre sí.

Por ejemplo, tú tienes instituciones financieras, que son las que pueden emitir un producto, tanto de débito como de crédito a una persona, y esa persona necesita utilizarla en los comercios. Y para eso también se requiere que haya organizaciones especializadas que habiliten a esos comercios.

En particular, mi trabajo en Visa se concentra en esta segunda parte. Es decir, en incrementar los puntos de ventas que aceptan visas y medios de pagos electrónicos en general. En hacer que se utilicen más medios de pagos electrónicos. Realmente nuestro competidor es el efectivo.

Yo diría que, en toda América Latina, sin excepción, uno puede decir que algunos países tienen más penetración de pagos electrónicos que otros, pero definitivamente sin importar el nivel de uso el competidor principal es el efectivo, todavía en nuestra región.

¿A que me dedico entonces? A traer soluciones a los jugadores del mercado que les permitan mejorar su oferta de valor. Por ejemplo, que una institución que maneja comercio pueda ofrecerle más canales de aceptación de tarjetas y medios de pagos electrónico.

Yo todavía sigo hablando de tarjetas, pero sabes que en realidad hay que superar eso. Ahora son credenciales, ahora son otros tipos de formas de pagos.

Ciertamente Visa es una empresa de tecnología, pero su imagen está muy asociada a las tarjetas de créditos.

Si expando un poco más en ese concepto. ¿Por qué somos una empresa de tecnología? Porque esa forma de trabajar que te decía, de empresa emisora, y la empresa que trae los comercios al sistema, son dos organizaciones diferentes. A veces es la misma, depende de los países y de los mercados. A veces puede ser una empresa diferente, una empresa especializada en cada una de las cosas, emisión y adquisición de comercio.

Pero lo que se necesita para que el sistema funcione es que se puedan conectar. Y conectarse significa tecnología. Hace 60 años, cuando nació el proceso de nacimiento de Visa, que eran papeles, básicamente firmabas un contrato al momento de comprar algo con tu tarjeta. Hoy por hoy, todo eso es electrónico.

Por eso te decía que ya ni siquiera se puede hablar de tarjetas, ahora hay que hablar de credenciales, de acceso a las cuentas, de acceso a los depósitos, y de acceso a los créditos. Y eso se hace por multitudes de jugadores que hay en el ecosistema. Y eso requiere tecnología.

Según medios internacionales, en China se paga con una sonrisa, por reconocimiento facial. Es sorprendente.

Claro. Es sorprendente, y esos son protocolos que existen desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, el “fingerprint” (huella dactilar) ... seguramente tú lo haces con tu teléfono.

Hoy por hoy, si vas a hacer una transacción “contactless” (pagos sin contacto), puedes tener tu tarjeta en una billetera digital en tu “Smartphone” (teléfono inteligente), ir a un lugar de venta, y poniendo tu dedo, que es una forma de biometría, habilitas la transacción que va a ocurrir. Y esto es como tu firma.

Entonces, el terminal que llamamos de “contactles”, captura esa información. Pero lo importante es que alguien tiene que mandar esa información al banco que emitió tu crédito. Y todo eso tiene que ser sin gente en el medio, sino no habría la velocidad necesaria para hacerlo. Entonces Visa es una empresa de tecnología.

¿Cuándo habla sobre “sin gente en el medio”, habla de que comunicación directa entre el banco y el terminal de la tienda?

Claro, tiene que haber una comunicación casi instantánea. Tiene que ser muy, muy veloz.

En Visa estamos presente en 200 países y territorios. Procesamos 65,000 transacciones por segundo, es la capacidad que nuestro sistema tiene. ¿Qué es lo que nos permite eso? Nos permite además un nivel de seguridad extremadamente importante. Porque no importa como tu hagas la transacción, pero es muy importante que sea segura para ti. Que como consumidor sientas que lo que va a ocurrir, te brinda la seguridad que el efectivo no te brinda.

En nuestros países el efectivo es peligroso muchas veces, tanto para el comerciante que lo acumula, como también para el consumidor que lo tiene que usar. Entonces el tema de seguridad es fundamental en este proceso.

Lo que hace Visa es conectar las instituciones que emiten los productos, con las organizaciones que traen los comercios al sistema. Eso es mundialmente, no importa que viajes a Estado Unidos, a Uruguay, “ojalá lo hagas pronto” (risas).

La promesa de Visa es que tu transacción sea velozmente procesada, y las instituciones que están en países completamente diferentes puedan responder con la velocidad que necesitas.

Una tarjeta visa obtenida en República Dominicana ¿sirve como medio de pago en cualquier lugar del mundo?

Así es.

¿Independientemente de la moneda?

Exactamente. Tu puedes tener un producto que una vez que tiene el logo de Visa, tienes la promesa de aceptación universal.

Obviamente hay productos que por muchos años han tenido algunas limitaciones por razones hasta regulatoria, o por el propio emisor, o por la forma como quiera manejar esas transacciones. Pero la promesa de Visa es la aceptación universal. Y es ahí donde entra nuestra marca.

Somos una empresa de tecnología, como te dije. Pero somos también una empresa que trata de ser conocida mundialmente, por la forma en que rápidamente puedas ver dónde puedes usar tu producto y en dónde hacer tu transacción.

Y no solamente de forma física, porque creo que estamos hablando un poco de lo físico. También recuerda que está el canal digital, el canal móvil, donde nos concentramos fuertemente.

¿Cuáles son las innovaciones en eso último?

En lo que trabajamos en los últimos años, fuertemente, es con jugadores no tradicionales. Significan las instituciones financieras, que emiten los productos. Y para los comercios que las instituciones financieras y no financieras traen al sistema.

Para poder competir con nuestro competidor, que es el efectivo, necesitamos tener más jugadoras que puedan llegar al pequeño comerciante. El que está aquí, cruzando la esquina, el pequeño taxi, el “mass transportation” (transporte masivo/transporte público), todo lo que significa metro, autobuses.

Sobre esto último, en otros países he visto que es común que la gente pague con sus celulares a pequeños proveedores de servicios y productos. Sin embargo, en República Dominicana está muy limitado, si es que existe. ¿Cuáles son los impedimentos?

No son impedimentos. Es un tema de adquisición de tecnología muchas veces. Y son esos terceros a los que me refería, muchas veces los que están detrás de esas tecnologías. Está el aparato telefónico, está el software que habilita esa transacción, está la capacidad del terminal del punto de venta electrónico o comercio, lo que es necesario para poder interactuar con adecuadamente. Y todo eso ha ocurrido en muy poquitos años.

Este comentario que acabas de hacer, no sé si lo recuerdas, hace cinco años no estabas hablando de eso.

No. Ni se lo imaginaba uno.

¿Verdad? Entonces, todo eso es lo nuevo. Y lo nuevo es Visa siendo el facilitador de esas tecnologías.

Lo que buscamos es llegarle al pequeño comercio que necesitan realizar transacciones veloces, por la naturaleza de sus operaciones, como un metro, sistemas de transporte, restaurantes de comida rápidas, etcétera, y que lo que necesita es medios de pagos electrónicos. Esa es la forma en que esas organizaciones tienen más eficiencias, menos pérdidas.

Porque el efectivo siempre está asociados a pérdidas: hay robos, hay inseguridad, hay lavado de dinero, fomento de la informalidad económica.

¿Desaparecería el plástico de las tarjetas?

Yo te diría que el plástico sigue siendo importante todavía hoy. La gente sigue valorando tener en su billetera un plástico, pero definitivamente la tendencia es hacia “electronificar” el proceso. El celular, como tu bien sabes, se ha vuelto cada vez más importante. Con el celular hacemos todos, vamos a leer al Diario Libre, comunicarnos con la gente que nos importa, con la gente de negocios, es como interactuamos.

Hasta se tienen novias avatares...

¿Verdad? (risas) Estamos llegando a extremos...Pero ¿el plástico va a morir? Yo te diría que no estoy seguro en responderte eso ahora.

En América Latina, lo que vemos es que los clientes quieren tener control de sus medios de pagos. Muchas veces la transición desde lo tradicional a lo no tradicional lleva su tiempo. Ahora, según estudio que hemos hecho, que comparan a América Latina globalmente, los latinoamericanos están siempre muy interesado en innovar y adquirir nuevas tecnologías. Creo que eso viene mucho de la mano con también otra cosa que ha pasado en los últimos años, consiste en que tener celulares en el bolsillo no es nuevo en Latinoamérica en los últimos 20 años. Pero hablo smartphones (teléfonos inteligentes), y la evolución, es increíble.

Pero me refería a que con el teléfono se paga.

Claro que sí. Ya se puede poner la tarjeta ahí, ya se pueden realizar pagos. Están las billeteras digitales que se están introduciendo. Están los casos sumamente interesantes de Uruguay y Paraguay, donde como Visas hemos trabajado con los bancos locales para generar billeteras digitales que se están lanzando.

En lo que tiene que ver con la seguridad, ¿qué me dice? Porque en la medida que todo es por canales digitales, sabemos lo que implica. Conocimientos especializados, aparecen los hackers...

Bueno, lo más importante en términos de seguridad es eliminar la información importante tuya en terceros, como los comercios. Y para eso está la tokenización.

(La tokenización se utiliza para dotar de seguridad a las tarjetas de crédito, donde el número de tarjeta de crédito o débito del cliente se sustituye por una serie de números generados aleatoriamente mediante un token).

¿Qué significa un token? Significa bajarle el valor a la información que puede ser usada por un tercero, tu información, por ejemplo. Entonces, si tu entras a un canal digital y pones toda tu información para poder realizar una transacción, entonces lo importante es que ese comercio o ese agente tercero que adquiere esa información, la tenga de una manera que no pueda ser usado por un criminal o por un hacker, incluso dentro de la empresa.

¿Cómo se hace eso? Tokenizando. ¿Qué significa? Transformar la información en, claro...

¿En un código?

En un código que se puede usar una única vez, o que se puede usar múltiples veces, depende. Visa ofrece ese servicio a las instituciones financieras y a los comercios.

¿Ese servicio ya está acá?

Si, ya está. Los estamos ofreciendo. Esa es una de las razones por la que vengo. Hace tiempo que lo estamos ofreciendo.

¿Y cómo se sabe?, yo uso tarjetas de crédito, pero ahora no recuerdo si es Visa.

Asumamos que es Visa.

Porque eso no depende de uno, sino de los bancos, y eso es otra cosa: no hay derecho a elección, el banco solo ofrece la tarjeta.

Bueno, en definitiva, también depende de los beneficios que veas en cada uno de los productos. De cada persona, si es un viajero, si es una persona que busca algún tipo de beneficio local, vas a ver multitudes de ofertas. Pero es como tú dices, de alguna manera depende de que tan involucrado estás en reclamar tus beneficios o que tanto no.

20191113 https://www.diariolibre.com

+ Leídas