Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Cargar su auto eléctrico le cuesta menos de RD$700

Propietario afirma que una carga completa de un auto eléctrico equivale a lo mismo que un taque de gasolina

Expandir imagen
Cargar su auto eléctrico le cuesta menos de RD$700
Usuario aseguró que el cambio de movilidad le permite ahorrar en combustible y mantenimiento (FUENTE EXTERNA)

En momentos en que el precio internacional y local de los combustibles ha experimentado alzas considerables, producto de la carestía del petróleo, entre otros factores por la guerra ruso-ucraniana, la movilidad eléctrica pudiera ser una posible solución a los costos de los hidrocarburos.

Y partiendo de la experiencia del propietario de un vehículo eléctrico y de una empresa que cambió su flotilla de motocicletas de gasolina, la ventaja económica que tiene ese tipo de movilidad frente a las que operan con combustibles es “muy superior”.

“Cargar el carro completo, desde cero, anda entre 600 y 700 pesos y eso es equivalente a un tanque (de gasolina) de un carro normal. Ahí haces una relación: si echas 4,000 pesos o 3,000 pesos de gasolina en tu vehículo actual versus 700 pesos”, resaltó Víctor Gómez, propietario de un carro eléctrico.

Gómez detalló que su vehículo tiene una batería de 54 kilos y que cargarlo en su vivienda, si está completamente descargado, tiene un costo de 600 pesos, debido a que cada kilo de electricidad le cuesta 11 pesos, ya que en el proceso de carga se pierden dos o tres kilos.

Destacó que, además del ahorro en combustible que representan las unidades eléctricas frente a los de combustibles convencionales, el mantenimiento es el segundo costo que se evitan pagar los dueños de autos eléctricos.  

Explicó que el mantenimiento recomendado por el fabricante es: cada 10,000 millas rotar las gomas, cada dos años cambiar el filtro de aire, y en ese mantenimiento de dos años revisar el líquido de frenos y algunos fluidos, pero no tienen ningún mantenimiento adicional.

“Los carros eléctricos no usan aceite ni filtro de motor, no tienen prácticamente correas ni bujías; todo ese esquema de piezas que tiene un vehículo de combustión normal, que tiene una vida útil y unos cambios programados desde que te entregan el carro, tú no lo tienes aquí”, agregó.

En República Dominicana hay una red de carga para vehículos eléctricos, ubicadas en sucursales bancarias, supermercados y plazas comerciales, entre otros espacios. Aunque Gómez aclaró que no suele utilizarla, precisó que la empresa que la administra tiene una tarifa por tiempo cargando y no por energía consumida, que dependiendo del tipo de cargador (hay nivel dos y tres) varía el costo.  

“Yo tengo con movilidad eléctrica aproximadamente dos años y medio. Antes de la pandemia vendí un vehículo que tenía y compré uno usado, eléctrico. Empecé a conocer ese mundo y duré casi un año con ese vehículo y, luego que comprobé todas las bondades, pues cambié al que tengo ahora”, indicó.

Gómez, quien además es administrador de una empresa de comunicaciones, dijo que implementó en la compañía un proyecto piloto de cambiar motocicletas de combustibles convencionales por eléctricas, que fue lo que le motivó a cambiar a carro eléctrico.

Declaró que, a través del proyecto, identificó que la empresa tenía un consumo importante de combustible en sus repartidores. “Vimos la oportunidad de hacer un piloto por seis meses, primero con 10 pasolas eléctricas; probamos que podían con la carga de los periódicos, que aguantaban el guate de estar todos los días haciendo esa distribución, y luego pasamos a comprar 25. Y la idea en algún momento es completar el parque”, contó.

Puntualizó que el ahorro en combustible que ha tenido la empresa ha sido importante y que el proyecto, en 14 meses, ya había pagado la inversión.  

TEMAS -

Licenciado en Comunicación Social, mención Periodismo por la UASD. Desde el año 2012 ha trabajado en varios medios impresos.