Dólar estadounidense es rey en Venezuela antiimperialista

  • Nicolás Maduro ha fracasado en sus esfuerzos por “liberar” la economía de la moneda estadounidense
$!Dólar estadounidense es rey en Venezuela antiimperialista
Un encaje legal marginal a 100% es uno de los detonantes del incremento desproporcionado del dólar paralelo.

En el lujoso centro comercial Sambil, el altavoz está tocando “Rodolfo, el reno de nariz roja” mientras los venezolanos hacen sus compras navideñas. Zara, Ben Sherman, Mango, Adidas, Victoria’s Secret, Timberland, Reebok y Guess son sólo algunas de las marcas que tienen puntos de venta aquí. En todos ellos, la gente está gastando dólares estadounidenses.

A pesar de las dos décadas de retórica antiestadounidense del partido socialista gobernante de Venezuela y los esfuerzos concertados para alejar el eje de la economía del país de EEUU hacia China y Rusia, el dólar está cada vez más presente en la vida de los venezolanos.

El presidente Nicolás Maduro lo reconoció el fin de semana pasado cuando cantó las alabanzas de la dolarización en una entrevista de televisión local.

“Este proceso que ellos llaman dolarización puede ser útil para la recuperación y para liberar las fuerzas productivas del país y para el funcionamiento de la economía”, dijo. “Es una válvula de escape. Gracias a Dios que existe”.

El líder socialista suele ser mordaz con todo lo que proviene de EEUU y ha tomado varias medidas para “liberar” la economía de su país del dólar estadounidense, al adoptar el euro, el renminbi y el petro, una criptomoneda casera.

Pero sus comentarios reflejan una realidad creciente en Venezuela a medida que se acelera el declive económico del país. En estos días en muchas tiendas en Caracas puedes pagar con los billetes verdes de EEUU.

“Yo diría que actualmente alrededor de 70 por ciento de todas nuestras ventas son en dólares”, dijo Jennifer Bogarin, propietaria de una tienda que vende ropa para niños en un centro comercial en Caracas. “Algunas personas usan euros pero ya casi nadie compra con bolívares en efectivo”.

Un estudio reciente de la consultora local Ecoanalítica encontró que más de la mitad de todas las transacciones financieras en Venezuela se pagan en moneda extranjera, principalmente dólares. En la segunda ciudad del país, Maracaibo, cerca de la frontera con Colombia, la cifra alcanza 86 por ciento.

Los venezolanos usan dólares para realizar compras grandes — por ejemplo, 95 por ciento de los aparatos electrodomésticos — pero también cada vez más para comprar artículos cotidianos más pequeños: el estudio encontró que más de la mitad de las compras de alimentos se hicieron en dólares.

En parte, esto es consecuencia de la hiperinflación. Nadie quiere cargar con un gran saco de bolívares para pagar un café o una merienda. Es mucho más fácil usar dólares.

Incluso después de que el gobierno eliminó cinco ceros de la moneda y emitió billetes nuevos el año pasado, el bolívar sigue valiendo muy poco. El billete más grande en circulación es el billete de 50,000 bolívares, con un valor aproximado de US$1.6. El más pequeño vale una fracción de un centavo estadounidense. Cuando quieres retirar dinero de un cajero automático la cantidad máxima que puedes retirar es equivalente a 10 centavos de un dólar estadounidense. Incluso cuando los venezolanos sí pagan en bolívares, a menudo lo hacen con una tarjeta de débito. La economía se está convirtiendo en una economía libre de efectivo.

Steve Hanke, un experto en inflación de la Universidad John Hopkins en EEUU, dice que la tasa de inflación anual de Venezuela es de alrededor de 10,000 por ciento y que el país está pasando por el tercer período más largo de hiperinflación que se ha registrado, superado sólo por Nicaragua a fines de la década de 1980 y Grecia durante Segunda Guerra Mundial. El Fondo Monetario Internacional (FMI) predice una inflación de 200,000 por ciento este año y 500,000 el próximo año.

La dolarización es también una consecuencia de las recientes medidas de liberalización económica del gobierno. Hasta este año, los venezolanos sólo podían comprar dólares legalmente en subastas estatales. Ahora, en teoría, se pueden obtener en casas de cambio, aunque el suministro es limitado.

El gobierno ha endurecido los requisitos de reserva legal para los bancos, por lo que les es más difícil otorgar préstamos. Eso ha llevado a los venezolanos a buscar crédito en otros lugares, a veces en monedas extranjeras.

Las remesas también son un factor contribuyente. Más de 4 millones de venezolanos han huido del colapso económico de los últimos años y muchos envían dinero a casa, generalmente en dólares. Más de la mitad de todas las personas en Maracaibo dicen que reciben dinero del extranjero.

Finalmente, los economistas dicen que los apagones prolongados que azotaron a Venezuela este año impulsaron la dolarización. Cuando no hay electricidad es imposible usar tarjetas de débito para las transacciones. Las personas se ven obligadas a recurrir al efectivo, y los dólares son más prácticos que los bolívares.

Los economistas insisten en que esta dolarización informal no es una panacea para la economía, que se ha reducido a la mitad desde que el presidente Maduro llegó al poder en 2013.

Francisco Rodríguez, un economista venezolano con sede en EEUU, dijo que estaba a favor de una adopción formal del dólar, argumentando que “la dolarización de Maduro es muy desigual y perjudica a quienes aún ganan en bolívares”.

Peter West, economista de EM Funding en Londres, dijo que “un gran inconveniente para el gobierno de esta dolarización de facto es que está reduciendo las posibilidades de generar ingresos reales a través de la creación de dinero”. Esto está dificultando aún más la financiación del déficit presupuestario, agregó.

La situación también plantea una pregunta para el futuro: si Venezuela alguna vez regresa a algo que se acerque a la ortodoxia económica, ¿resucitará el bolívar o adoptará formalmente al dólar como su moneda oficial, como lo han hecho Ecuador y Panamá?

©The Financial Times Ltd, 2019. Todos los derechos reservados. Este contenido no debe ser copiado, redistribuido o modificado de manera alguna. Diario Libre es el único responsable por la traducción del contenido y The Financial Times Ltd no acepta responsabilidades por la precisión o calidad de la traducción.

20191127 https://www.diariolibre.com

+ Leídas