Los medios de comunicación social deben frenar a los extremistas y a los abusadores

  • Las medidas contra el “estilo paranoico” es sólo el inicio para Facebook, Apple y otras plataformas
$!Los medios de comunicación social deben frenar a los extremistas y a los abusadores
Las redes sociales son vías de mesajes extremos.

En 1964, el historiador estadounidense Richard Hofstadter escribió un ensayo que identificaba el “estilo paranoico en la política estadounidense”. A raíz de la cruzada del senador Joseph McCarthy contra el comunismo, describió el uso de “exageración apasionada, la desconfianza y la fantasía conspirativa” por parte de la derecha radical.

Al eliminar vídeos y podcasts de Alex Jones, el presentador de radio derechista y fundador de Infowars, Apple, Facebook y YouTube limitaron el estilo paranoico en sus plataformas la semana pasada. Twitter se contuvo, pues decidió que la hostilidad del Sr. Jones hacia “las mentiras científicamente diseñadas de los globalistas y su objetivo final de esclavizar a la humanidad” está dentro de sus reglas.

Jack Dorsey, director ejecutivo de Twitter, declaró en marzo que estaba “comprometiendo Twitter a contribuir a aumentar la salud colectiva, la apertura y el civismo de la conversación pública”. La semana pasada, dijo que era el trabajo de los periodistas, no de su plataforma, “documentar, validar y refutar” la información errónea como la afirmación del Sr. Jones de que el tiroteo masivo contra los niños de una escuela en Sandy Hook en 2012 era “una farsa gigante”.

En algunos aspectos, el Sr. Jones es un caso fácil. Sus desmanes no sólo violan las reglas de YouTube y Facebook contra el discurso de odio y el fomento de la violencia, sino que también ha establecido un negocio basado en todo esto que vende no sólo anuncios de supervivencia sino también remedios herbales. El hecho de que Twitter tenga dificultades para lidiar con él no induce la fe en su capacidad para limitar otros abusos.

El asunto, después de las polémicas sobre las “noticias falsas” y cómo se utilizó Facebook para influir en las elecciones presidenciales estadounidenses, hace que el dilema que enfrentan las plataformas tecnológicas sea aún más agudo. Comenzaron por declarar que eran conductos neutrales para las comunicaciones de otras personas en lugar de editoriales con supervisión editorial, pero ahora se les está obligando a asumir responsabilidades.

Los extremistas están abusando y explotando las plataformas de medios sociales en todos los lados del espectro político. Estas plataformas son vulnerables a manipulaciones por parte de los usuarios: los fanáticos pueden expandir su influencia haciendo que un comentario o vídeo se vuelva viral.

Los que más gritan y tienen los “amigos” más agresivos a menudo resultan dominantes.

Esto puede degenerar en “brigading”: colusión por un grupo en línea para intimidar o denigrar a otros grupos o individuos. Una “tormenta de tuits” de activistas contra Tom Watson, segundo líder del Partido Laboral del Reino Unido, encabezó brevemente los temas de tendencia de Twitter, aunque un análisis reveló que 62 por ciento de los tuits provenían de sólo 1,200 usuarios. Ésta fue una campaña política, pero semejantes tácticas pueden usarse contra individuos privados.

Las plataformas tienen dificultades para lidiar con la oleada de manipulación. Se han vuelto demasiado grandes como para monitorearlas, ya ni hablar de aplicar las reglas sobre la enorme cantidad de tuits y publicaciones. Incluso aunque pudieran, enfrentarían constantemente el tener que juzgar qué es una mentira infame y qué es un hecho, o qué es argumento y qué es abuso. Las editoriales siempre han editado su material; las plataformas no.

Existe un argumento liberal que afirma que las plataformas no deben discriminar: tienen un estatus especial bajo leyes como la Ley de Decencia en las Comunicaciones de EEUU de 1996 y roles más amplios que las editoriales. “Nos inclinamos hacia la libertad de expresión”, escribió la semana pasada Richard Allan, vicepresidente de política de Facebook, y el Sr. Jones protesta porque se han violado sus derechos constitucionales como ciudadano estadounidense.

Pero si Facebook, Twitter y otros no son editoriales tradicionales, tampoco son el Internet o la plaza pública. El Sr. Jones tiene amplios derechos para decir lo que quiera, sin importar cuán paranoico sea, pero no puede exigir que otros hospeden o promocionen su contenido. Las plataformas deben resolver cómo frenar los abusos que ellas mismas han facilitado. Se les ha impuesto la responsabilidad justo a tiempo.

20180814 https://www.diariolibre.com

+ Leídas