Los mercados emergentes también pueden usar la expansión cuantitativa

  • Los países que pueden obtener préstamos en su propia moneda enfrentan menos riesgos
$!Los mercados emergentes también pueden usar la expansión cuantitativa
Países buscan dinero para enfrentar la crisis.

La expansión cuantitativa ahora se ha vuelto verdaderamente mundial. La crisis del coronavirus ha contribuido a promover la propagación de esta política en los mercados emergentes, la cual se lanzó originalmente en Japón a principios de la década de 2000 y fue adoptada en EEUU y Europa después de la crisis financiera de 2008.

Aproximadamente una docena de países más pobres en África, América Latina, Europa oriental y el sudeste de Asia tienen programas de compra de activos para estimular las economías o ayudar al funcionamiento de los mercados de bonos durante la pandemia. La mayoría son mucho más pequeños que los programas en Japón, Europa y EEUU.

No debería haber un tabú contra el hecho de que los mercados emergentes utilicen la expansión cuantitativa. La polémica política — que a menudo se describe como impresión de dinero — es más arriesgada para los países que dependen de préstamos en moneda extranjera de inversionistas internacionales y que ya tienen dificultades para mantener su confianza. Sin embargo, para otros, que a menudo se han esforzado arduamente en desarrollar reservas de capital interno y confianza en las autoridades monetarias y fiscales, puede ser un medio útil para estimular la economía cuando se agotan otras opciones.

Una razón para el optimismo es que hasta ahora son los países de ingresos medios en lugar de los más pobres los que se han embarcado en la expansión cuantitativa. Croacia, Polonia y Rumania lanzaron sus primeros programas a principios de este mes, mientras que el banco central húngaro ha reiniciado su programa de compra de bonos. Mientras tanto, Colombia se convirtió en el primer país latinoamericano en experimentar con la expansión cuantitativa, lo cual fue seguido por un plan chileno para comprar hasta US$8 mil millones en bonos, lo que equivale al 3 por ciento del ingreso nacional del país. El ministro de Finanzas de Indonesia, Sri Mulyani Indrawati, le dijo al Financial Times esta semana que el país continuará con la expansión cuantitativa durante el tiempo que sea necesario.

Los mercados emergentes también se están beneficiando de las políticas de la Reserva Federal de EEUU. Aunque las caídas en los precios de los productos básicos y los trastornos en el comercio y el turismo inicialmente presionaron a las economías de mercados emergentes y contribuyeron a las salidas de capital, la flexibilización de las condiciones de financiación en dólares ha sido algo favorable. Conforme los activos de mayor riesgo se recuperaron gracias al apoyo de la Reserva Federal, los mercados emergentes han podido vender bonos por valor de miles de millones de dólares.

Sin embargo, la expansión cuantitativa funciona mejor cuando la política monetaria convencional ya se ha agotado. Las tasas a corto plazo en Indonesia todavía están a alrededor del 4 por ciento, en comparación con prácticamente cero en los países ricos. Pero inundar el sistema bancario con reservas les pondrá presión a esas tasas.

Sin embargo, el criterio clave es mantener la fe de los inversionistas domésticos en que la deuda nacional no se desinflará. Si los inversionistas abandonan las monedas locales, la vida se volverá más difícil para los países que ya son vulnerables a las crisis externas, especialmente si se han involucrado en el llamado “pecado original” de endeudarse en monedas extranjeras. A Chile, que tiene la reputación de ser prudente, le será mucho más fácil gestionar la expansión cuantitativa que a Argentina, por ejemplo. Los bancos centrales verdaderamente independientes también ayudan: el director del banco central brasileño ha dicho que considera que los poderes para realizar la expansión cuantitativa son un medio para llevar estabilidad a los mercados de bonos en moneda local en lugar de un estímulo monetario genuino.

La expansión cuantitativa debería ser un último recurso. Si los bancos centrales tienen que subordinar la política monetaria a la necesidad de proteger la sostenibilidad de los balances del gobierno, entonces provocarían depreciaciones e inflación.

Los mercados emergentes que han pasado la última década haciendo lo correcto — acumular reservas y controlar los préstamos — ahora pueden utilizar el espacio que han creado.

20200619 https://www.diariolibre.com

+ Leídas