Macri enfrenta presión tanto de agricultores argentinos como del FMI

$!Macri enfrenta presión tanto de agricultores argentinos como del FMI
Mauricio Macri, presidente de Argentina.

Por Benedict Mander

El presidente de Argentina está atrapado entre el grupo de presión de agricultores que busca impuestos más bajos y las exigencias del Fondo Monetario Internacional de recortar el déficit

Cuando un alto funcionario del FMI se presentó en la feria anual de la Sociedad Rural Argentina (SRA) la semana pasada, se encontraron cara a cara dos fuerzas poderosas y opuestas que están dando forma a los intentos del presidente Mauricio Macri para reparar las finanzas de su gobierno.

La reducción gradual de los impuestos a las exportaciones de soja se ha convertido en una de principales políticas del gobierno del Sr. Macri. Hasta el momento, algunas propuestas respaldadas por el FMI para frenar este plan han sido resistidas por el formidable grupo de presión agrícola de Argentina. Sin embargo, el gobierno debe seguir adelante con un plan de austeridad fiscal como parte del acuerdo que aseguró un préstamo de emergencia de US$50 mil millones del FMI a principios de este año.

El tema ha expuesto los desafíos del presidente reformista de Argentina. Se enfrenta a numerosas y difíciles decisiones acerca de las concesiones que debe realizar para reducir el déficit fiscal, alimentando las tensiones entre sectores poderosos de la economía y generando un clima político que amenaza con debilitar al gobierno.

El Sr. Macri visitó la feria para defender lo que ha sido una de sus políticas distintivas desde que asumió el poder. Flanqueado por su ministro de Agricultura, un expresidente de la SRA, le dijo al público receptivo que los impuestos a la exportación “no son un impuesto inteligente, y no favorecen a lo más importante que tenemos que hacer, que es exportar cada día más”.

Algunos argumentan que tal vez la reticencia del Sr. Macri con respecto a no pedirle más dinero a los agricultores está basada en motivos políticos y económicos. La industria acaba de celebrar el décimo aniversario de una histórica decisión del Senado en 2008 de no aumentar los impuestos a la exportación de granos, una decisión que puso fin a enfrentamientos seriamente disruptivos con el gobierno anterior que causaron meses de huelgas, manifestaciones y bloqueos de las carreteras.

Daniel Pelegrina, el presidente de la SRA, hablando en el recinto ferial Belle Epoque de la asociación agrícola, dijo que los impuestos a la exportación eran un golpe directo a la productividad de la industria agrícola argentina, el principal exportador mundial de aceite y harina de soja.

Si no se siguen recortando estos impuestos, sería especialmente dañino, argumentó, en un momento en que el gobierno necesita reducir el déficit de balanza de pagos que lo hizo particularmente vulnerable a la volatilidad financiera que padecieron los mercados emergentes este año. “El presidente entiende esto”, dijo el Sr. Pelegrina.

Argentina se vio obligada a solicitar el rescate de US$50 mil millones del FMI en mayo, después de que el peso perdió casi un tercio de su valor frente al dólar estadounidense.

Roberto Cardarelli, el jefe de la misión del FMI para Argentina, también realizó una visita a la feria. Según el Sr. Pelegrina, estaba “muy impresionado” por el avanzado sector agrícola. “Prácticamente estamos de acuerdo”, dijo el Sr. Pelegrina.

El sector agrícola de Argentina, que representa más de un tercio de las exportaciones, tuvo un mal año. Después de sufrir la peor sequía en al menos tres décadas, causando una pérdida de alrededor de 20 millones de toneladas de soja, el sector se contrajo un 35 por ciento en mayo, después de haberse contraído un 30 por ciento en abril.

Éste fue el principal impulsor de una contracción interanual sorprendentemente fuerte de 5.8 por ciento en la economía argentina en mayo. Los efectos completos de la devaluación del peso en mayo y junio aún no se han sentido. En abril, el FMI había esperado que Argentina creciera 2 por ciento este año; el mes pasado revisó su pronóstico a 0.4 por ciento.

Pero los agricultores también podrían ser el motor detrás de un rebote que se espera que comience a finales de año. “Las expectativas para la temporada de cultivo 2018-19 son positivas, principalmente debido a un aumento en el área en la que está cultivando el trigo”, dijo Nieves Pascuzzi, una consultora agrícola independiente. Ella espera una cosecha récord de trigo de hasta 20 millones de toneladas, mientras que la producción de soja debería volver a sus niveles anteriores de alrededor de 50 millones de toneladas.

Incluso si los agricultores han escapado de lo que ellos han descrito como un intento de sobrecargarlos con el costo del ajuste del déficit, aún no está claro cómo el gobierno logrará una reducción en el déficit fiscal a 1.3 por ciento del producto interno bruto el próximo año, de 2.7 por ciento en 2018.

Aunque el FMI argumentó en un informe reciente que renunciar al recorte de impuestos y mantener los impuestos a la exportación de soja en un promedio de 25.5 por ciento recortaría una décima de punto porcentual del déficit de 2019, el Sr. Macri está buscando otras maneras de ajustar el presupuesto.

“Macri quiere enfocar los recortes fiscales en el gasto, sin retroceder en los compromisos para reducir los impuestos, especialmente en las exportaciones agrícolas”, dijo Daniel Kerner, analista de Eurasia Group, una consultora de riesgos. Las medidas incluyen límites a los salarios del sector público y la congelación de la contratación de nuevos empleados, una mayor reducción de los subsidios a la energía y recortes a los proyectos de infraestructura menos urgentes.

En cuanto a la cuestión explosiva de los impuestos a la exportación, los recuerdos de los conflictos disruptivos de hace una década y la victoria final del grupo de presión agrícola, siguen vivos.

“Nadie más tiene que pagar impuestos a la exportación, entonces ¿por qué deberíamos hacerlo?”, preguntó un granjero en la feria. “Después de lo que sucedió en 2008, los políticos saben lo que puede pasar cuando los agricultores no están contentos”.

20180813 https://www.diariolibre.com

+ Leídas