Xi intenta presentar a China como guardiana del orden mundial

  • El líder chino se dirigió a la OMS en medio de tensión y escepticismo internacional sobre la respuesta al COVID-19
$!Xi intenta presentar a China como guardiana del orden mundial
El presidente de China, Xi Jinping, prometió US$2,000 millones para apoyar la lucha global contra el coronavirus.

El presidente de China, Xi Jinping, intentó presentar a su país como el guardián del orden multilateral, prometiendo US$2 mil millones para apoyar la lucha global contra el coronavirus, pidiendo que la vacuna se pusiera a disposición de todos e instando a que se mantengan las cadenas de suministro internacionales.

Al dirigirse a la reunión anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Sr. Xi hizo un llamado a la colaboración internacional para lidiar con “la emergencia de salud pública mundial más grave desde el fin de la segunda guerra mundial”. También dijo que China, acusada de encubrir el brote en Wuhan, apoyaría una “revisión integral de la respuesta mundial” a la epidemia.

Los comentarios del Sr. Xi al comienzo de la reunión en línea de la OMS representaron un esfuerzo por superar a EEUU en una batalla cada vez más amarga sobre la génesis y el manejo de la emergencia sanitaria. No se esperaba que el presidente Donald Trump interviniera en el evento y EEUU ha retenido fondos destinados a la OMS.

Sin embargo, el mensaje internacionalista del Sr. Xi se vio socavado apenas unas horas después cuando Beijing impuso aranceles punitivos a las importaciones de cebada australiana en medio de las crecientes tensiones sobre las demandas de Canberra de una investigación sobre los orígenes del virus.

John Ullyot, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, dijo que EEUU “agradece otras contribuciones transparentes y de alta calidad” para combatir la pandemia, pero describió la oferta china como un esfuerzo para desviar la culpa. El Sr. Ullyot dijo que China tenía “una responsabilidad especial de pagar más” porque fue la fuente del brote.

“El compromiso del partido comunista chino de aportar US$2 mil millones es un esfuerzo para distraer de los llamados de un creciente número de naciones que exigen responsabilidad por el incumplimiento del gobierno chino de sus obligaciones bajo las regulaciones internacionales de salud de decir la verdad y advertirle al mundo lo que se avecinaba”, dijo.

El Sr. Xi instó a una reactivación de la actividad industrial mundial y también apoyó la idea de suspender el servicio de la deuda para “los países más pobres”, en una iniciativa que se llevará a cabo conjuntamente con otros países del G20.

El Sr. Xi también dijo que cualquier vacuna desarrollada en China se convertiría en un “bien público mundial”, una respuesta a las preocupaciones generalizadas de que los países ricos y poderosos, incluyendo EEUU, podrían engullir los suministros a expensas de sus contrapartes más pobres.

El presidente chino insistió en que su país había sido transparente en su enfoque hacia la pandemia a pesar de las dudas generalizadas sobre cómo lidió con el brote inicial de coronavirus y reveló su existencia. Expresó su apoyo a una “revisión exhaustiva de la respuesta mundial al Covid-19, después de que esté bajo control”.

Bonnie Glaser, una experta en China del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, dijo que el discurso del Sr. Xi reflejaba el tono que adoptó en Davos en 2017 cuando defendió la globalización días antes de la toma de posesión del Sr. Trump.

“En ese momento existía la opinión de que China iba a ser la campeona de la globalización y se presentaría como protectora del orden multilateral”, dijo. “Recuerdo que muchas personas en Europa en ese momento pensaron que Xi Jinping era el nuevo líder del mundo. Afortunadamente, la gente es un poco más realista y sobria actualmente”.

La Sra. Glaser dijo que el Sr. Xi estaba intentando defenderse de las críticas, particularmente conforme la opinión contra China en Washington alcanza niveles sin precedentes y se espera que continúe aumentando en el período previo a las elecciones presidenciales de noviembre.

“Xi Jinping está totalmente a la defensiva”, añadió. “Tiene que evitar que el mundo condene a China y busque una remuneración”.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, anunció una revisión de la respuesta internacional a la pandemia, sin dar un marco de tiempo, detalles o nombrar a país alguno.

20200520 https://www.diariolibre.com

+ Leídas