ECONOMÍA
| 24 MAY 2017, 12:00 AM

Movilidad eléctrica, un desafío para el mercado dominicano

La Ley 103-13 y la 63-17 motivan a la importación y uso de vehículos que no contaminen el medioambiente, como los eléctricos, pero no contempla la instalación de puntos de carga en el país

20170524 https://www.diariolibre.com


SANTO DOMINGO. La electrificación del sistema de transporte es una tendencia mundial que cobra fuerza en los países que persiguen reducir las emisiones contaminantes. Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), el número de vehículos eléctricos en el mundo, incluidos los híbridos, supera el millón, de esta cantidad 2,193 se encuentran en República Dominicana.

De acuerdo a los importadores de vehículos en el país, estos autos todavía no circulan en la ciudad debido a que las condiciones no están dadas. Por esa razón, suelen ser vistos en zonas turísticas, principalmente en Punta Cana.

En 2015 los automóviles ocuparon el segundo lugar de las importaciones en República Dominicana. Los autos de uso personal, con un monto de US$759.2 millones, representaron el 4.4% del total importado.

En España, su uso supone una reducción en el gasto del conductor: “He pasado de pagar 10 euros diarios de gasoil a pagar 1,5 euros en electricidad”, asegura un propietario de un coche Tesla en el país europeo.

La reducción de las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero, así como la reducción del ruido en las ciudades, se suman a las ventajas de utilizar este tipo de transporte.

Sin embargo, en el territorio nacional, la movilidad eléctrica es un concepto que no ha podido despegar por completo. Aunque en 2009 se comenzó con la construcción del Metro de Santo Domingo, en lo referente a la incorporación del automóvil, motocicletas, bicicletas y autobuses eléctricos, el país se ha quedado rezagado.

Movilidad eléctrica, un desafío para el mercado dominicano
Autobús eléctrico en Europa.

La nueva Ley de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial (63-17) insta al Estado a promover el cambio progresivo de los transportes que contribuyan a reducir los niveles de contaminación y al establecimiento de restricciones vehiculares para contrarrestar efectos externos al medioambiente a través del control de las emisiones de dióxido de carbono y el ruido generado por la sobreoferta de vehículos.

Hace cuatro años el Estado dominicano aprobó la Ley 103-13 sobre Incentivo a la Importación de Vehículos de Energía no Convencional considerando que entre los automóviles que producen el menor impacto negativo sobre el medioambiente se encuentran los eléctricos.

Para ese tiempo, resalta el reglamento, estos vehículos eran comúnmente inasequibles al público en general por su alto costo. Por esa razón el presidente Danilo Medina dispuso una reducción en los derechos e impuestos de importación, de un 50%, incluidos los de la primera registración (placa) para los automóviles, tractores, velocípedo y demás vehículos con motor eléctrico. Ver reglamento adjunto

Movilidad eléctrica, un desafío para el mercado dominicano
Este auto tiene capacidad para montar dos personas.

Pero el impacto de esta ley ha sido “mínimo”. A juicio de Enrique Fernández, presidente de la Asociación de Concesionarios de Fabricantes de Vehículos (Acofave), el motivo de que a la fecha este mercado no exhiba resultados, es que los automóviles eléctricos tienen un costo de, aproximadamente, un 20 a 30% por encima del precio del auto convencional.

“Aquí los impuestos son muy altos para todos los vehículos y aunque tú lo disminuyas a la mitad, siguen siendo altos, y como el carro cuesta más allá, pues el vehículo no termina siendo tan atractivo, ese es el problema. También está el temor de la gente a lo nuevo”, explica Fernández.

Desde 2012 a la fecha, en el país solo se ha importado un total de 58 vehículos eléctricos, 227 híbridos y 1,908 carritos de golf, que funcionan con electricidad, según la Dirección General de Aduanas (DGA).

Image

En la actualidad, adquirir un carro eléctrico en el país puede costar desde US$9,000, RD$426,870, calculado a la tasa actual, hasta más de US$21,500, equivalente a RD$1,019,745. Monto sin el costo de la matrícula.

“Lo vendemos sin matrícula para alivianar su costo, entonces, quienes lo compran solo lo utilizan en puntos turísticos”, argumentó un vendedor de carros.

La diferencia de precio entre un automóvil convencional y eléctrico se mantiene a pesar de que al pago de importación del primero se aplica una tasa de un 20% sobre el valor CIF (Gravamen o Arancel) mientras al eléctrico un 10%. Se aplica también un 18% de ITBIS al primero y un 9% al segundo.

Hasta diciembre de 2016, el parque vehicular dominicano era de 3,854,038.

La electrificación cobró relevancia en el marco del Acuerdo de París, del cual República Dominicana es signatario, en el que se establece el objetivo de mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2°C sobre los niveles preindustriales. El transporte es un objetivo natural de las iniciativas de reducción de las emisiones de carbono, por cuanto genera un tercio de las emisiones totales de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

En noviembre pasado, ocho países, Canadá, China, Francia, Japón, Noruega, Suecia, el Reino Unido y Estados Unidos, se comprometieron a aumentar la cantidad de vehículos eléctricos en las flotas gubernamentales.

Movilidad eléctrica, un desafío para el mercado dominicano
Puntos de carga en Noruega.

Solo ese año fueron vendidos en diferentes partes del mundo, cerca de 756 mil vehículos eléctricos enchufables, con un 95% de las ventas en China, Japón, Europa, Estados Unidos, y Canadá, según el Departamento de Energía de Estados Unidos.

Costa Rica comprará una flota de 100 vehículos eléctricos que sustituirán a sus coches con motores convencionales, dentro de las acciones para incentivar la cultura de la electromovilidad en el sector público. Estos autos lo integrarán en 2018.

“Aquí estos vehículos no han tenido éxito porque las condiciones no están dadas para tenerlos. El mercado nuestro todavía no se adapta a eso. No tenemos las condiciones tanto de pieza como de mecánica y mantenimiento”, resaltó Luis Manuel Peña, presidente de la Asociación de Importadores de Vehículos Usados (Asocivu), quien además dijo que han importado varios vehículos híbridos sin exhibir resultados.

La falta de estaciones de carga en las calles supone una importante barrera, pues hasta el momento, el país no posee el primer punto de estos. Y según una fuente ligada al sector energético no existe, por el momento, un protocolo para estos fines.

“Es uno de los asuntos que se prevé cubrir en la necesaria modificación que se pretende hacer a la mayor brevedad posible a la Ley 103-13”, indicó la fuente al ser cuestionada sobre qué institución del Estado sería la encargada de tramitar los permisos para instalar las estaciones de carga para estos automóviles.

Y... de qué se compone el vehículo eléctrico

La locomoción o empuje del vehículo eléctrico es proporcionada por un motor que transforma energía eléctrica en mecánica por medio de interacciones electromagnéticas. Mientras el híbrido, consume energía proveniente de combustibles por medio a un motor de combustión interna y otro compuesto por la batería eléctrica y las motos generadores instalados en el vehículo, donde un sistema electrónico del auto decide qué motor usar y cuándo hacerlo.

Image

Los paquetes de baterías de los vehículos eléctricos oscilan entre 70 y 100 kilovatio hora y ofrecen una autonomía de hasta 350 kilómetros. Un modelo que ofrece estas características es el Tesla S, que ostenta el título del coche eléctrico de producción con mayor autonomía del mercado. Uno de estos fue visto hace pocas semanas circulando en las calles dominicanas a pesar de que no figura entre la lista de vehículos importados suministrada a Diario Libre por Aduanas. Su precio sobrepasa los cuatro millones de pesos.

El coche eléctrico en España representa el 0,41% del total del mercado vehicular; en Suecia el 2,8%; Islandia, el 2,3%; Holanda, el 1,8%; Noruega, el 24%.

Otro de los vehículos eléctricos más demandado en los mercados internacionales es el Volkswagen e-Golf. Este compacto usa un motor de 100 kilowatts y ofrece una autonomía de 300 kilómetros. Su motor genera una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en tan sólo 9,6 segundos y el precio es de casi dos millones de pesos.

Este tipo de autos cuenta también con una versión de lujo. El jet privado con ruedas como así lo define Lucid Motors, liderará durante el 2019 los vehículos del futuro más cómodos del mundo. Persigue superar las expectativas de los coches eléctricos respecto a la potencia y durabilidad de la batería. Promete una aceleración de 0 a 100 kilómetro en 2,5 segundos, usando la potencia de sus dos motores eléctricos de 1000 caballos de fuerza. Permite un recorrido de hasta 644 kilómetro y una carga rápida.

Movilidad eléctrica, un desafío para el mercado dominicano
Tiene capacidad para montar cuatro personas. Se le pueden colocar las puertas.
20170524 https://www.diariolibre.com


COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese