Proponen desarrollo empresarial fronterizo para acabar con desigualdades

$!Proponen desarrollo empresarial fronterizo para acabar con desigualdades

Una frontera dominico-haitiana con desarrollo empresarial y reglas claras que permitan la formalización de la relación comercial es el concepto que manejan sectores económicos del país, en un intento por erradicar el comercio ilegal y generar una mejor calidad de vida.

En el evento “La frontera: de problema a oportunidad”, organizado por el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), expusieron sus ideas los empresarios Fernando Capellán, presidente del Grupo M y de Codevi, así como Juan Vicini, director del Consejo Económico Binacional Quisqueya, y el economista Roberto Despradel.

Capellán habló de su experiencia con el consorcio binacional que dirige en la frontera con Haití, donde la mayor parte de las instalaciones está en el vecino país y que generar 12,500 empleos, de los que 1,000 son de dominicanos que van cada mañana a trabajar a Ouanaminthe, Haití.

“Mucha gente habla de Haití sin entender la importancia que tiene ese país para nuestro desarrollo. Hay que poner atención en la frontera y mediar para bajar la tensión entre los extremos”, dijo durante su presentación.

Codevi es una instalación industrial en la que hay empresas de países como Estados Unidos, Suecia, China, Sri Lanka e Inglaterra, las cuales están dedicadas a áreas textil, gorras, forros para colchones, partes eléctricas.

Por su parte, Vicini destacó que la zona fronteriza tiene gran potencial para el desarrollo y una legislación internacional, que incluye temas arancelarios, que favorece su productividad y competitividad. Señaló que su idea sobre un desarrollo empresarial en la frontera involucra un modelo de producción en el lado haitiano con un valor y manejo de cargas centrado en el territorio dominicano.

Entre tanto, el economista Despradel señaló que es recomendable que el potencial de la frontera sea aprovechado en breve porque las diferencias entre Haití y República Dominicana se están ampliando cada vez más. Citó como ejemplo de ello la desaceleración económica que registra el vecino país, que había registrado tasas de crecimiento superiores a 4 % tras el terremoto, pero que desde hace un par de años no crece más de 1.5 % anual. Agregó que cada 10 años se duplica la brecha del Producto Interno Bruto (PIB) entre ambos países.

“Esas disparidades terminan trasladándose a la frontera, y la frontera tiene el menor índice de calidad de vida”, dijo.

20181120 https://www.diariolibre.com

+ Leídas