Xi Jinping enfrenta su propia crisis estilo Chernóbil

  • La crisis del coronavirus podría revelar las mentiras y acciones absurdas de la autocracia
$!Xi Jinping enfrenta su propia crisis estilo Chernóbil
El presidente chino, Xi Jinping, inspecciona el trabajo de prevención y control de la neumonía por coronavirus en Beijing.

A lo largo de la historia china, se creía que el reinado de una línea imperial seguía un patrón conocido como el ciclo dinástico. Bajo este patrón, un líder fuerte y unificador establecía un imperio que crecería, florecería, pero que eventualmente decaería, perdería el “mandato del cielo” y sería derrocado por la próxima dinastía.

Aunque es parecido al “derecho divino de los reyes” de Europa, el mandato del cielo difería en que no autorizaba incondicionalmente a un emperador a gobernar el “Imperio Celestial”. Mientras estaba en el trono del dragón, el “hijo del cielo” tenía poder total sobre sus súbditos. Pero no tenía que ser de noble cuna y podía perder su mandato celestial por ser indigno, injusto o simplemente incompetente. El derecho de la población a rebelarse estaba implícitamente garantizado si se veía que los cielos estaban disgustados. Los desastres naturales, la hambruna, la peste, la invasión e incluso la rebelión armada eran considerados como signos de que el mandato del cielo había sido retirado.

Después de que el poderoso emperador campesino Mao Zedong ganó una guerra civil en 1949, el partido comunista chino intentó disipar estas creencias como una superstición no científica. Desde que asumió el poder en 2012, el presidente Xi Jinping ha alentado un resurgimiento de algunas tradiciones y creencias antiguas.

Pero el Sr. Xi ha evitado cuidadosamente mencionar el ciclo dinástico y el mandato del cielo, especialmente porque se han acumulado varios presagios tradicionales durante este último año.

Una guerra comercial con el mayor socio comercial de China, la rebelión abierta en la antigua colonia británica de Hong Kong y la escasez de carne de cerdo causada por la devastadora propagación de la peste porcina africana se considerarían tradicionalmente portentos siniestros de que el final de la dinastía está cerca. Pero cada uno de éstos palidece en comparación con la pandemia del coronavirus que comenzó a finales del año pasado en la ciudad china central de Wuhan.

En un giro de la historia, Wuhan fue donde se escucharon los primeros disparos de la revolución de 1911 que derrocó al último emperador de la dinastía Qing. Hoy es la fuente de una plaga aterradora que ya se ha extendido por China y a través del mundo y ha provocado el mayor intento de cuarentena de una población: cerca de 60 millones de personas.

El hecho de que el sistema autoritario de China sea particularmente deficiente con respecto al manejo de emergencias de salud pública que requieren información oportuna, transparente y precisa ha convertido esta situación en el desafío más significativo que el Sr. Xi ha enfrentado hasta ahora.

Si el virus puede ser contenido en las próximas semanas, entonces todavía es posible que el Sr. Xi salga relativamente ileso después de culpar a los funcionarios provinciales de la crisis. Habiendo cerrado franjas de la economía para contener el brote, incluso podría abogar por una mayor vigilancia y control de la sociedad china. Pero si el virus no puede ser contenido rápidamente, éste podría ser el Chernóbil de China, un momento en que las mentiras y las acciones absurdas de la autocracia quedan al descubierto para que todos las vean.

Los censores oficiales ya están luchando por controlar el torrente de burla y disgusto en línea frente a los intentos iniciales de encubrir la enfermedad. Uno de los primeros objetivos del ridículo fue el alto funcionario de salud enviado desde Beijing a Wuhan para asegurarles públicamente a las masas que la enfermedad era “prevenible y controlable”. Él mismo contrajo el virus y se ha convertido en un símbolo de la incompetencia y mendacidad del gobierno.

Los académicos e intelectuales francos han enfrentado el encarcelamiento para arremeter contra el fracaso de la legitimidad del desempeño del partido comunista. Algunos se han referido explícitamente al mandato del cielo y han señalado numerosos ejemplos de decadencia dinástica.

Pero el momento decisivo de esta crisis, el momento en que pasó de ser un desafío serio a un problema potencialmente existencial para el partido, fue la muerte la semana pasada de un oftalmólogo de Wuhan de 33 años llamado Li Wenliang.

En los primeros días de la crisis, el Dr. Li había sonado la alarma en los grupos de chat en línea con sus compañeros de la escuela de medicina después de presenciar numerosos casos de una nueva neumonía extraña que no respondía al tratamiento normal. Por eso fue reprendido por su hospital y convocado en medio de la noche por la policía, que obligó al Dr. Li y al menos a otros siete médicos a firmar confesiones y promesas de dejar de difundir “rumores”.

Cuando el Dr. Li contrajo la enfermedad, los chinos comunes se indignaron. Incluso el Tribunal Popular Supremo de Beijing reprendió a la policía y alabó a los médicos que habían sonado la alarma. Pero cuando el Dr. Li murió la semana pasada, la respuesta fue volcánica.

El hecho de que la noticia fue publicada primero por periodistas de los medios estatales señala el surgimiento de grietas en el temible aparato de propaganda controlado por el partido. Los censores no pudieron mantenerse al día con el flujo de reclamaciones en línea como “Quiero libertad de expresión”.

La historia del Dr. Li es tan poderosa en parte porque encaja perfectamente en otro arquetipo antiguo en la historia china. El erudito confuciano incorruptible que le dice la verdad al emperador pero es perseguido y finalmente muere por su honestidad ocupa un lugar especial en la tradición académica de China. El Dr. Li encaja perfectamente en el papel.

El camino que siga el virus podría determinar si el Dr. Li finalmente se comparará con el joven vendedor de frutas en Túnez que se inmoló en protesta por la injusticia del régimen, lo cual provocó la Primavera Árabe y la caída de varias dinastías en todo el Medio Oriente.

©The Financial Times Ltd, 2020. Todos los derechos reservados. Este contenido no debe ser copiado, redistribuido o modificado de manera alguna. Diario Libre es el único responsable por la traducción del contenido y The Financial Times Ltd no acepta responsabilidades por la precisión o calidad de la traducción.​

20200212 https://www.diariolibre.com

+ Leídas