El Internet de las cosas: La cuarta revolución industrial

SANTO DOMINGO. La evolución de la tecnología en la pasada década ha encaminado a las sociedades a emular la implementación de sistemas inteligentes que solo eran posibles en películas de ciencia ficción, pero gracias a los avances en el llamado “Internet de las Cosas” las sociedades caminan a esta realidad.

Para Guillermo Jiménez, Director de Tecnología para Verticales de Nokia para Latinoamérica, y quien participó de la feria ClaroTec bajo su presentación “Internet de las cosas y su aplicación en Ciudades y Negocios Inteligentes” el internet de las cosas representa la “cuarta revolución industrial”, durante una entrevista exclusiva para Diario Libre.

—¿Qué es el Internet de las Cosas?

Es la cuarta revolución industrial, que combina nuevas tecnologías de comunicaciones de banda ancha junto a softwares analíticos, que permiten se tomen decisiones sin la intervención humana; sino que a través de la información que suministre la conexión entre un sensor, una plataforma de control y un software inteligente, se tomen las decisiones. Lo que lleva a presentar soluciones en tiempo real y decisiones más precisas. El internet de las cosas viene a facilitar la seguridad, el uso más eficiente de los recursos de las grandes ciudades y prepararlas para el crecimiento de necesidades.

—¿Cómo impacta el Internet de las Cosas la vida cotidiana del usuario?

Por ejemplo, en una ciudad segura, la cámara implementada dentro de un vehículo, puede presenciar un accidente, y enviar la información a un software inteligente, a través de una conexión inalámbrica de cuarta o quinta generación, el cual analiza esas imágenes y detecta si hay personas heridas para despachar a la unidad de emergencia más próxima al lugar del accidente. La iluminación inteligente, es otro caso, en el que mediante sensores de proximidad, estos pueden aumentar o degradar la luminosidad según el individuo se acerque o aleje de la bombilla; lo que se traduce en un ahorro de energía y baja emisión de CO2.

—¿Pueden las empresas implementar el Internet de las Cosas?

Con sistemas inteligentes del Internet de las Cosas, las empresas pueden optimizar diferentes elementos de su entorno. Pueden implementar soluciones de edificios inteligentes en donde cada objeto sea controlado por sistemas inteligentes. Por ejemplo, como cámaras de seguridad o sistemas de acceso, iluminación, ventiladores, entre otros; funcionen cuando detecten la presencia de seres humanos y que disminuyan o apaguen su funcionamiento cuando no.

—¿Qué costos tiene el implementar este tipo de tecnologías?

Con la quinta generación de redes de banda ancha o 5G, el internet de las cosa va a lograr una masificación enorme, con lo cual el bajo costo del internet de las cosas está garantizado. Además, al momento de implementar infraestructura la virtualización de muchas de las funciones de redes ha hecho que estas tecnologías sean cada vez más exequibles para entidades, porque se ha simplificado el equipamiento y la complejidad de la red; tener un data center con unos cuantos servidores, simplificó la vida para que otras entidades implementen estas soluciones.

—¿Está prepara la República Dominicana para iniciar la implementación del Internet de las Cosas?

Lo veo como miro a los demás países de Latinoamérica, es decir, todos ellos tienen los mismos problemas en seguridad pública, pobres iluminaciones, necesidades de sistemas de transporte más inteligentes, el famoso Smart grid para la distribución energética, la minería inteligente, entre otros. El panorama muestras las necesidades de los países y la tecnología está allí; por lo que solo se necesita la iniciativa del sector gubernamental y privado para que se realice.

—¿Pero pueden hacerlo?

Pueden. Es cuestión de tener las iniciativas y llevar a cabo las implementaciones.

El tema del internet de las cosas en las ciudades inteligentes abarca todos los verticales de una sociedad: telemedicina, tele-educación, iluminación, seguridad pública, defensa en las fronteras, transporte inteligente, aeropuertos, autopistas, en fin es cuestión de identificar cuáles son las principales necesidades de acuerdo a cada una de las ciudades y los campos, en los que se pude aplicar el internet de las cosas a trabajos de agricultura. Pero con la identificación de prioridades, las ciudades pueden iniciar a desarrollarlos por etapas.

A

L

20181029 https://www.diariolibre.com

+ Leídas