Yeltsin Sánchez, el apapsionado ingeniero industrial de Sabana Perdida

  • En 2012 el joven entró al programa Dale un Chance de APAP, que le permitió estudiar ingeniería industrial en INTEC y al terminar obtuvo su primer empleo en la misma entidad financiera.

SANTO DOMINGO. Hace seis años, Yeltsin Sánchez -un chico del sector Sabana Perdida, en el municipio Santo Domingo Norte- tenía un sueño y pocas certezas. Cursaba el cuarto año del bachillerato en contabilidad del Liceo Técnico Profesional Cardenal Sancha, Fe y Alegría y quería estudiar esa licenciatura en la universidad. Al tener apenas 17 años no tenía edad de trabajar y su familia no podía pagar un centro privado, así que no sabía siquiera si en ese momento podría empezar una carrera.

Pero un día, en el liceo, conoció el Programa Dale un Chance de la Asociación Popular de Ahorros y Préstamos (APAP), creado un año antes para transformar la vida de estudiantes sobresalientes de pocos ingresos y que empieza con una pasantía de tres meses en la institución financiera.

El primer departamento por el que Yeltsin pasó -la pasantía es rotativa para que los jóvenes conozcan qué realizan los profesionales de cada área- fue el de Servicios Generales y Mantenimiento y luego siguió por otros como auditoría o cuentas por pagar.

Al terminar la pasantía y recibir orientaciones profesionales de un equipo especializado y sus mismos supervisores de APAP, descubrió que su vocación no era la contabilidad sino la ingeniería industrial.

-El consejo que me dieron, que hoy día lo recuerdo tal cual, es: “Al final de lo que tú vas a vivir tiene que apasionarte... Tú vas a decir en el futuro ¡Wao! A mí me están pagando por algo que yo amo hacer. Y eso es lo que pasa hoy día conmigo-, afirma.

Por su esfuerzo y desempeño en esos tres meses en el Programa Dale un Chance, APAP lo becó para hacer la carrera en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC).

Yeltsin Sánchez casi terminaba la carrera -se graduó en 2016-, cuando APAP lo contactó para ofrecerle trabajo y entró a Servicios Generales como Analista Senior, donde puede desarrollarse como ingeniero.

-Es reconfortante tú llegar a APAP y sentirte como en casa -confiesa el joven ingeniero-. Cuando yo inicio el lunes, no te miento, me levanto feliz. A veces incluso el domingo en la noche me acuesto pensando en qué voy a hacer porque, como te dije, yo amo lo que yo hago... realmente me gusta el tipo de trabajo que tengo y las personas con las que me relaciono diariamente.

Yeltsin Sánchez -de 23 años- sueña con seguir creciendo en APAP y aspira poder brindar a otros jóvenes el chance que él tuvo para estudiar y obtener el primer empleo.

- ¡Y qué mejor lugar para hacerlo que en APAP! -, manifiesta el ingeniero Sánchez.

20180501 https://www.diariolibre.com

+ Leídas