Anderson Feliz pasó un camino difícil hasta firmar

Anderson Feliz fue aquel niño que limpiaba zapatos y vendía helados. Tenía el sueño de jugar béisbol.

“Éramos pobrecitos, yo limpiaba zapatos, ayudaba a mi mamá vendiendo helados y cosas así a los nueve años”.

Explica que no por la situación se puso a trabajar, porque su madre siempre trabajó. Es porque le gustaba aportar a su familia.

“Cuando yo limpiaba, creo que eran 10 pesos que cobraba por cada zapato en el 2006, iba al play y a la escuela, siempre me mantenía jugando plaquita y a la vitilla”.

Nunca dejó la escuela, dice que siempre se mantuvo estudiando porque en la pelota no hay nada seguro, afirma el jugador de los Toros del Este.

Se crió en Guanuma, Monte Plata, y ahí siempre se jugó béisbol y vio que era una buena vía para salir adelante y ayudar a su familia. Creció en ese ambiente y se esforzó para ser lo que es ahora.

Firmó como campocorto con los Yanquis de Nueva York el 2 de julio 2008 a los 16 años. Vio acción en varios circuitos de las menores. Ha sufrido lesiones en la cadera y el codo. Lo dejaron libre dos veces (2009 y 2015), jugó con una liga independiente (2015) y actualmente está con los Orioles.

Antes de la firma vivía en una casa de tablas con zinc junto a sus hermanos y padres.

Su madre, Rogelia López, es enfermera y además en su casa había un ventorrillo donde todos contribuían. “Le agradezco a mi madre por el esfuerzo de ella”.

Feliz todavía no ha jugado en las Grandes Ligas y mantiene las esperanzas de que pronto pueda hacerlo.

Le construyó una casa en el mismo lugar a su mamá y espera llegar a las Mayores para darle aquello que ella sueña. “Yo no me quejo, Dios me ha bendecido. Es algo que yo amo, jugar y estar en el terreno”.

En un futuro no descarta la posibilidad de estudiar medicina porque le gustaría ayudar, salvar vidas y mejorar el estado de salud de las personas. “Me llama mucho la atención. Empezaría en lo general y quizás cirugía”.

Más sobre Anderson Feliz

En el 2018 jugó con dos equipos en ligas menores de los Orioles de Baltimore . Bateó .276, ligó 174 imparables, 10 cuadrangulares, sumó 52 carreras remolcadas, con .OBP. de 342. Firmó con Baltimore, luego de jugar en los circuitos minoritarios de los Piratas en el 2017. En la temporada pasada con los Toros del Este, en 40 partidos promedió .298 quedó segundo en remolcadas en el equipo con 16.

+ Leídas