Extirpación de vesícula, ¿alguna recomendación nutricional?

“Se ha demostrado que la edad, el sexo (femenino), la etnia (más en hispanos), obesidad e historia familiar son factores de riesgo para la formación de cálculos biliares. (Park, 2017)”
$!Extirpación de vesícula, ¿alguna recomendación nutricional?

Probablemente forme parte de la estadística que sugiere que de un 10 a un 15% de los adultos, requieren que le sea extraída la vesícula para mejorar los síntomas agudos de dolor abdominal que le llevan a la cirugía.

¿Qué es la vesícula?

Es un órgano con tamaño similar a una pera, encargado de concentrar y almacenar la bilis, un líquido producido por el hígado, que ayuda a la digestión eficiente de las grasas en el intestino delgado. Ejemplo: cuando come una pizza u otro alimento con grasas, la vesícula libera la bilis a intestino delgado para colaborar con la digestión de estas grasas.

¿Qué es un cálculo biliar?

También conocido como “piedra en la vesícula” o “lito biliar”, es una formación de cristales secundaria a que los componentes de la bilis se ‘agruman’. Los más frecuentes son formados a base de colesterol y otros de pigmento, o pueden ser mixtos. De un 10% a un 20% podrían pasar inadvertidos y no manifestar síntomas o requerir intervención quirúrgica.

Se ha demostrado que la edad, el sexo (femenino), la etnia (más en hispanos), obesidad e historia familiar son factores de riesgo para la formación de cálculos biliares. (Park, 2017)

La dieta se considera un factor modificable importante, algunos estudios sugieren que una alimentación alta en calorías, alta en carnes (hiperproteica) y grasas saturadas está relacionada con la aparición de cálculos, a diferencia de una dieta rica en verduras y fibra. Las personas que consumen carne de forma abundante (principalmente carne roja) tienen mayor predisposición, pues se inhiben los transportadores de ácido biliar que promueven la formación de cálculos de colesterol. (Koeth, 2013)

Cuando se extirpa la vesícula, a este procedimiento le llamamos ‘colecistectomía’. Posteriormente pueden manifestarse síntomas relacionados como diarrea, dolor abdominal y/o una sensación descrita por los pacientes como “digestión lenta” que llamamos dispepsia.

¿Qué se recomienda para evitar estos síntomas después del procedimiento?

Una dieta baja en grasas, donde el aporte total de grasas al día no supere el 30%. Esto incluye evitar el exceso de carnes, evitar frituras, mantequillas o embutidos.

Evitar grandes porciones y realizar al menos 5 comidas.

Exceso en el consumo de hidratos de carbono (panes, arroz, pastas, etc).

No contamos con una dieta específica para el paciente post-colecistectomía, pero la evidencia científica, aunque con limitaciones, refleja una clara relación entre el pobre consumo de vegetales, frutas y la mayor tasa de aparición de cálculos biliares sintomáticos. (Shin, 2018).

Temas

+ Leídas