La malnutrición, una alerta por déficit o exceso

No confundamos la malnutrición con desnutrición, que aunque estén relacionados, son términos distintos
$!La malnutrición, una alerta por déficit o exceso

De acuerdo con la Organización mundial de la salud (OMS) se define a la malnutrición, término confundido con desnutrición en muchas de las literaturas revisadas, como la condición dada por el exceso (sobrepeso, obesidad), deficiencia (desnutrición o bajo peso) y carencias nutricionales (independientemente del peso) que puedan relacionarse con eventos clínicos.

Estimulados por la sociedad americana de nutrición enteral y parenteral (ASPEN, por sus siglas en inglés), la última semana de septiembre se dedica una semana para realizar movimientos de alerta contra la “malnutrición”.

Y esto no se limita a la población en desnutrición (bajo peso corporal) que por hambruna o cualquier otra causa se encuentra en esta condición que sin dudas, es causa importante de enfermedades y hospitalización. La semana de alerta contra la malnutrición, tiene objetivos puntuales que deben ser resaltados en la medida en que buscamos obtener un cambio cada año.

Entre los principales puntos que resalta esta semana de alerta de encuentran:

1. Educar y concientizar a los profesionales de la salud sobre la importancia de la identificación temprana de la malnutrición.

2. Educar a los pacientes y familiares sobre su estado nutricional y cómo discutirlo con su médico.

3. Resaltar la importancia de la nutrición en la recuperación de situaciones clínicas múltiples.

Es importante resaltar cada uno de estos puntos, colocando situaciones puntuales que suceden en la vida diaria y que forman parte del problema mundial de malnutrición.

Con el primer punto, podemos reconocer cuando el médico, adoptemos el caso del cirujano que realiza un procedimiento quirúrgico, mantiene el paciente en ayunas (sin comer), durante periodos prolongados previo, durante y posterior al procedimiento, que empeoran el curso clínico de la enfermedad.

Así también, en el caso de un médico internista, un paciente hospitalizado que por alguna condición requiere la realización de múltiples estudios diagnósticos, que en algunos casos requieren ayunas, someten al paciente a un estado malnutrición por déficit, por varios días de internamiento.

Con el segundo punto, los pacientes y familiares podrían obviar la importancia de evaluar el aporte de nutrientes que están recibiendo de los alimentos, y no solamente, el peso corporal que mantienen. Por lo que, la realización periódica de una evaluación médica que incluya laboratorios de rigor podría contribuir a detectar temprano alguna carencia.

Con el tercer punto, reconozcamos la relación tangible entre la nutrición y el desarrollo de enfermedades como el cáncer, fallo renal, fallo cardiaco, depresión, y muchas otras condiciones, donde utilizar un abordaje nutricional especializado (y no por parte del especialista de la enfermedad o el paciente y familiares propiamente) podrían marcar una diferencia en el mejor pronóstico y desarrollo de la enfermedad.

Por lo que, de forma resumida, es un llamado de alerta a la concientización del rol de la nutrición en situaciones clínicas críticas y en la prevención de enfermedades.

+ Leídas