La microbiota intestinal, un ejército a nuestro favor

¿Qué es la microbiota intestinal?

El término se refiere a millones de microorganismos vivos que residen de forma permanente o transitoria en el tubo digestivo, considerados por algunos científicos como un “órgano esencial”. Aunque la mayoría de estos microorganismos son bacterias, existen otros tipos como virus y parásitos en menor proporción.

Los microorganismos intestinales producen un gran número de componentes bioactivos que pueden influenciar la salud, tienen el potencial de aumentar la extracción de energía de los alimentos, aumentar la recolección de nutrientes y alterar la señalización del apetito (Baohong, 2017).

¿Cuáles elementos podrían influenciar tu microbiota?

• Edad. Desde el inicio de la vida, nuestra microbiota se verá influenciada por la forma de nacimiento (parto vaginal o cesárea), uso de leche materna o fórmulas, resaltando que la leche materna contiene componentes bioactivos que contribuyen a una mejor flora intestinal, así como, a medida que avanzamos en edad, podría apreciarse la modificación en la microbiota por factores de origen multifactorial.

• Dieta. Es un determinante en la composición, diversidad y enriquecimiento de la microbiota, que depende del consumo de frutas, verduras y fibras como apoyo.

El uso de probióticos y prebióticos tiene ésto como objetivo, aumentar la diversidad de microorganismos a través de alimentos que promueven el crecimiento de bacterias. Los probióticos son microorganismos obtenidos a partir de la fermentación (ej. kéfir), y los prebióticos son sustancias encontradas en los alimentos, que al ser ingeridos predisponen a la formación de microorganismos (ej. inulina presente en algunas plantas como el ajo o la cebolla)

• Uso indiscriminado de antibióticos. La resistencia creada por algunas bacterias a los antibióticos podría alterar la diversidad intestinal, así como, hospitalizaciones prolongadas que conducen a mayor uso de ellos.

• Estilo de vida. El uso de cigarrillo y la vida sedentaria, tienen relación con la alteración de la microbiota por crecimiento bacteriano aumentado y predisposición a la obesidad.

Cada individuo es provisto con un perfil único de microbiota que juega roles importantes en su metabolismo, mantenimiento de la integridad de la mucosa intestinal y en protegernos contra patógenos externos. Resulta que, mientras mas “poblada y variada” sea nuestra microbiota, mejor para nuestro sistema inmunológico.

Hoy sabemos que enfermedades como el síndrome de intestino irritable, enfermedades inflamatorias intestinales (Enf. De Crohn, colitis ulcerativa), el cáncer de colon, enfermedad celíaca, la obesidad, diabetes mellitus, autismo y otras se correlacionan con alteración en la microbiota pues se han encontrado cambios en la variedad y número de ‘comandantes’ (microorganismos) que forman parte de este ejército.

Apoyemos nuestra microbiota con una alimentación saludable, aislada de alimentos procesados y en miras de la prevención de enfermedades.

Temas

+ Leídas