No son “tips” para Semana Santa

“Si lo analizamos bien, tenemos varios periodos similares a los de semana santa durante todo el año, que de forma acumulativa, tienen un impacto significativo en el control de peso”
$!No son “tips” para Semana Santa

Durante el año se presentan varios periodos festivos que motivan a cambios en el comportamiento con los alimentos y bebidas. Son situaciones de “alto riesgo”, debido a la mayor disponibilidad de alimentos de alto contenido energético (altos en calorías), altos en grasas, disminución en la actividad física y mayores niveles de estrés.

En nuestro país, si lo analizamos bien, tenemos varios periodos similares a los de semana santa, que de forma acumulativa, tienen un impacto significativo en el control de peso.

La tasa de obesidad se triplica y el ambiente “obesogénico” tiene un gran protagonismo en las causas de este problema mundial. Un ambiente obesogénico, es aquel que nos predispone a ser obesos, tanto desde el punto de vista de alimentos (comida rápida, delivery, actividades sociales) como a la inactividad física.

¿Son importantes las recomendaciones nutricionales en los festivos? Claro que sí, según Díaz Zavala (2017), algunos estudios que revisaban el peso corporal durante el periodo navideño, mostró una clara relación entre el aumento de peso y el festivo resaltando que este aumento suele mantenerse durante todo el año.

Las recomendaciones sobre el control de porciones, la reducción del consumo de sal, evitar alimentos procesados y frituras, realizar actividad física regular, manejo del estrés, son muy importantes, pero principalmente, en la rutina diaria. Nos pasamos la mayor parte del tiempo en una dinámica que resulta el principal problema de la obesidad (no desayunar, inactividad física, consumiendo alimentos altos en grasas y otros), siendo las vacaciones un factor adicional.

¿Cuál debe ser nuestro enfoque?

1. Aprovechar el tiempo libre para organizarnos. Utilicemos unos minutos para revisar cómo encajar en nuestra rutina al ejercicio regular, por ejemplo, reducir el tiempo en redes sociales para irnos a caminar o incluir los fines de semana dentro de los días de ejercicio.

2. Busque nuevas recetas para incluir variedad a su dieta. Uno de los principales factores que contribuye a la sostenibilidad en una alimentación saludable es la variedad. Ser repetitivo puede inclinarnos al consumo de alimentos no saludables.

3. Incluya a sus seres queridos. Es típico encontrar que se ofrece, de forma frecuente, una selección inadecuada de alimentos a los hijos (ej. frituras, dulces, alimentos procesados). Tome este tiempo para educarlos sobre el aporte de nutrientes, la importancia de evitar el sobrepeso u obesidad, la prevención de enfermedades y realicen juntos un menú saludable.

Disfrute el festivo para que, cuando haya pasado, se mantengan los cambios en el estilo de vida que se ha propuesto de forma sostenida e integral.

+ Leídas