Por tus huesos, algo más que calcio

$!Por tus huesos, algo más que calcio

Una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres podría padecer osteoporosis. Es una enfermedad tan prevalente que parecería ‘normal’ que después de cierta edad la padezcamos. Se define osteoporosis como una enfermedad silente que se caracteriza porque reduce la densidad de la masa ósea deteriorando el tejido del hueso predisponiendo a fracturas principalmente en cadera, columna vertebral y muñecas.

Sabemos que esta degeneración podría prevenirse, pero cada año las estadísticas apuntan a un mayor crecimiento y esto tiene una relación directa con una alimentación inadecuada y poca actividad física.

Se han destacado como principales protagonistas en la protección del hueso al calcio y la vitamina D. Ahora sabemos que otros nutrientes como hierro, magnesio, potasio y selenio podrían jugar un rol muy importante.

¿Dónde encontramos estos nutrientes?

Una dieta que incluya frutas y verduras diariamente, resaltando un consumo de frutas secas o deshidratadas (ciruelas, dátiles, higos secos) podrían proveer una cantidad significativa de vitamina K, manganeso, magnesio, cobre y potasio, así como muchas propiedades antioxidantes (Higgs, 2017).

Aunque resulte controversial, se ha vinculado el consumo excesivo de proteína (atención al uso de suplementos) con el desarrollo de osteoporosis por la eliminación de calcio que ocurre de forma secundaria por la orina. Así de forma contraria, una ingesta baja en proteínas se podría correlacionar con fracturas, principalmente en envejecientes, donde se aprecia una desnutrición proteíno-energética.

¿Qué otros factores podrían predisponer al desarrollo de osteoporosis?

El exceso en el consumo de cafeína (sodas, bebidas energéticas, café, chocolate) así como el consumo excesivo de alcohol se han vinculado a la enfermedad.

La deficiencia de vitamina D es un problema cada vez más evidente, aún en países donde hay gran exposición solar. Debemos entender que la necesidad de la suplementación se hace imperante, pues en alimentos no captamos el requerimiento diario y la exposición solar se ve afectada por la necesidad del uso de protección solar para la prevención del cáncer de piel y otras alteraciones dermatológicas.

Las dietas restrictivas, la intolerancia a la lactosa, el veganismo (que no incluye lácteos) son condiciones que predisponen al desarrollo de osteoporosis si no son atendidas las deficiencias inherentes a la condición para prevención.

El asunto es tener pendiente la importancia de la prevención, pues una vez desarrollada la enfermedad, el tratamiento farmacológico es impostergable y la recuperación de la masa ósea perdida es irreversible.

+ Leídas