Tengo reflujo, ¿qué puedo comer?

$!Tengo reflujo, ¿qué puedo comer?

El reflujo, llamado enfermedad por reflujo gastroesofágico, es una causa frecuente de consulta en el gastroenterólogo. Actualmente, no contamos con una causa específica que explique el porqué de esta enfermedad, encontrándose una larga lista de factores de riesgo que predisponen a su aparición. Dentro de ellos: (Antunes, 2021)

- Anormalidades motoras: alteración del esfínter esofágico o vaciamiento del estómago retrasado.

- Alteraciones anatómicas: presencia de hernia hiatal o aumento en la presión intraabdominal como ocurre en la obesidad.

- Factores variados: edad mayor de 50 años, nivel socioeconómico bajo, uso del cigarrillo, consumo excesivo de alcohol, embarazo, acostarse inmediatamente después de comer y uso de algunos medicamentos como aspirina, albuterol, antidepresivos y otros.

Realizar cambios en el estilo de vida forma parte de las estrategias de control, además del tratamiento con medicamentos. Algunas recomendaciones tienen relación con los factores de riesgo, tales como el control de peso, suspender el cigarrillo y elevar la cabeza mientras se esté acostado. Con respecto a la dieta, existe controversia y conflicto sobre las recomendaciones definitivas, por ello vamos a revisar lo que los estudios científicos comparten recientemente sobre el rol de la dieta en el manejo de esta condición.

Con respecto a los alimentos (Newberry, 2019):

- Bebidas carbonatadas (refrescos, agua con gas): aumentan la distensión gástrica y así el reflujo.

- Café, alcohol, chocolate, menta: reducen el tono del esfínter esofágico inferior.

- Comidas picantes: irritan directamente la mucosa del esófago.

Con respecto a los macronutrientes:

- El exceso de grasas y carbohidratos disminuyen el tono del esfínter y la motilidad o vaciamiento del estómago.

Con respecto al comportamiento con los alimentos:

- Grandes volúmenes de comida y altos en calorías (llamados atracones): aumentan la producción de ácido gástrico y distensión del estómago.

¿Existe una dieta especifica para el reflujo? La respuesta es que no. Pero existen patrones dietéticos que empeoran los síntomas (ej. Dieta cetogénica y ayuno) y otros que los mejoran (ej. Dieta mediterránea).

De manera general, los ajustes nutricionales deberán personalizarse en todos los casos. Eliminar algunos alimentos de la dieta podría ser una estrategia de apoyo, bajar de peso, reducir las cantidades en cada comida, los horarios, la composición de la dieta, así como también, influir en otros aspectos del estilo de vida como suspender el cigarrillo, evitar el alcohol, posición al dormir, actividad física y manejo del sueño y estrés.

Temas

+ Leídas