Vitamina D y coronavirus. ¿Qué relación tienen con tus “defensas”?

No contamos con evidencia científica sobre los alimentos que puedan aumentar la capacidad de respuesta inmunológica y lamentablemente funcionan bajo un ‘efecto placebo’
$!Vitamina D y coronavirus. ¿Qué relación tienen con tus “defensas”?

Ante una pandemia como la que estamos viviendo, es lógico que nos sintamos vulnerables a esta enfermedad. No existe vacuna, y en ocasiones, los medios de prevención nos resultan insuficientes por lo que buscamos alguna manera de prevenir el contagio de forma adicional.

He leído múltiples artículos que se titulan “Alimentos que pueden ayudar con tus “defensas””, que en medicina conocemos como sistema inmunológico. La mayoría promete resultados casi milagrosos, cuando realmente no contamos con evidencia científica sobre los alimentos que puedan aumentar la capacidad de respuesta inmunológica (en esto incluyo algunos ejemplos como la vitamina C, el ajo, jugos o cualquier otra bebida caliente a la que se le atribuya beneficios), y lamentablemente funcionan bajo un ‘efecto placebo’.

Sin embargo, sí contamos con información revisada sobre la relación entre vitamina D y la respuesta inmunológica. Esto es porque los receptores de vitamina D se producen en las células B, células T y en las células presentadoras de antígeno, llamadas células del sistema inmune encargadas de producir o sintetizar la vitamina D (Aranow, 2012), para explicarlo de manera sencilla.

Sabemos del impacto de la vitamina D en la protección de nuestros huesos ya que aumenta la absorción de calcio, pero no damos tanta importancia a sus funciones en nuestro sistema inmunológico.

¿Cómo obtenemos vitamina D?

La exposición solar es la principal fuente, pues al recibir los rayos ultravioletas (UVB) junto a la melanina que tenemos en la piel, produce una reacción que estimula la síntesis de vitamina D. Su principal forma de evaluación es a través del análisis sanguíneo de 25 Hidroxi-vitamina D (que es su forma inactiva a nivel hepático).

Pero, ¿debemos tomar sol para cubrir deficiencias de vitamina D?

La respuesta es que no. Se hace necesaria la suplementación para cubrir deficiencias y, la dosis va a variar dependiendo de nuestro sexo (hombre o mujer), nuestro peso y nuestra etnia (las personas de raza negra tienen mayor resistencia a la absorción de vitamina D por medio de la exposición solar).

¿Significa ésto que todos debemos suplementarnos de vitamina D?

La respuesta también es que no, ya que el exceso de vitamina D podría ser tóxico, produciendo síntomas similares a los de hipercalcemia (exceso de calcio en sangre). Primero es necesario evaluar el nivel en sangre de la vitamina D antes de suplementarlo.

En el momento actual en que vivimos (aislados en nuestros hogares) y, para evitar un mayor déficit de vitamina D, conviene exponernos al menos 15 minutos al sol (Srinivasa, 2018).

Reforzamos la importancia de tomar la vitamina D ante esta situación donde necesitamos sistemas autoinmunes menos vulnerables. En los alimentos no conseguimos la cantidad de vitamina D suficiente, pero es importante potencializar su consumo en fuentes como pescados, huevos y lácteos descremados para así optimizar sus niveles.

+ Leídas