Alegría que no cuesta: visitar a los mayores

Nuestros seres amados de mayor edad son personas que requieren de calor humano
$!Alegría que no cuesta: visitar a los mayores
Las relaciones humanas están programadas en nuestro cerebro como algo indispensable.

Nacieron antes de la época de las relaciones virtuales y quizá por eso aún aprecian más una visita y un abrazo que cientos de publicaciones de afecto y fotos en las redes sociales expresando el amor que le tenemos.

Lo más probable es que a ellos les quede en el terruño menos tiempo que a nosotros; es hora de disfrutarlos. Dejarlo para después nos puede llevar al arrepentimiento.

Tuve la gran dicha de tener a mi abuela materna por casi 93 años, gastados en su pueblo natal, San José de los Llanos, donde la visité cada vez que llegaba al país. Algunos piensan que es un esfuerzo o hasta sacrificio; para mí es un lujo desplazarme a disfrutarla en la casa de mis tíos Tati y Arturo. En el patio tenemos amenas conversaciones con un jugo de chinola casero o café recién hecho. Disfruto esa estadía más que cualquier cena en un lujoso restaurante con algún cliente adinerado. Ellos me dan algo que no tiene precio, amor del bueno.

Veo como muchos hacen lo imposible para llegar al entierro de un ser querido, mucho más de lo que tenían que hacer para disfrutarlo cuando aún estaba vivo. Yo creo que el principal problema nace cuando decimos frases que inician como éstas: “Tengo que...” o “Voy a hacer el sacrificio de...”. Es mejor si me sale algo así como: “Quiero ir a disfrutar un rato con...” El problema es la actitud mental.

Las relaciones humanas están programadas en nuestro cerebro como algo indispensable. Un abrazo, una sonrisa o una conversación cara a cara para los mayores no podrá ser sustituida por miles de fotos o cualquier forma moderna de comunicación que nos evite el contacto humano.

Como explico en mi libro Migomismo II, disfrutar de los seres queridos a plenitud mientras los tenemos activa muchas hormonas en nuestro cuerpo, por más digital que haya nacido o si es un migrante, como nos dicen hoy a la generación que creamos la era digital. ¿Cuándo quiere visitar a esas personas que ama?

“Si tengo que hacer algo es porque la prioridad es de otro, si quiero hacerlo, definitivamente es mía”
Diego A. Sosa


+ Leídas